Desde que comenzó la temporada allá por el mes de julio con las previas de Europa League, el objetivo marcado para final de campaña era ni más ni menos que la cuarta plaza. En realidad, en los últimos años la clasificación para Champions era casi obligatoria. Después de tres años seguidos disputándola, en este el Sevilla ha disputado la segunda competición europea. Y a pesar de que ese torneo le ha dado al conjunto hispalense muchas alegrías, es un paso atrás económicamente hablando.

Ingresos

La clasificación para jugar la Champions la temporada que viene se antoja clave. Con la llegada de Monchi, el sevillismo espera que la gran mano de su director deportivo permita que el club suba el escalón que le falta para asentarse en el máximo nivel europeo. Pero para ello es necesario tener dinero en caja. Si se pretende crecer no es factible que la mayoría de los ingresos provengan de las ventas de sus mejores jugadores. Ahí entran en escena los ingresos derivados de las competiciones. El único hecho de disputar la fase de grupos de la Champions da a cada club una cantidad que ronda los 15 millones de euros. A partir de ahí las victorias y empates van engordando el montante. Unos tres millones se recibe por victoria y un millón por empate. Poniendo que diez puntos (tres victorias y un empate) es algo muy factible para los de Nervión, los ingresos de fase de grupos ascenderían a los 25 millones. Esta cantidad es parecida a la que percibía el ganador de la Europa League años atrás. Sin ir más lejos, la gran actuación en Champions hizo que el club obtuviera 48,5 millones de euros. Esta temporada ha ingresado 11,5 millones por su corta andadura en la Liga Europa, a la espera de sumar el ‘market pool’.

Grandes posibilidades

El Sevilla es un conjunto muy apetecible en el que jugar y los futbolistas lo saben. Además del buen clima de la capital andaluza, los grandes éxitos que ha conseguido el club y la masa social que posee, los jugadores saben que es un equipo importante en el panorama europeo. Jugar en el Sevilla es para muchos dar un gran salto de calidad y colocarse en la élite. A pesar de ello, disputar la Champions abre una vía en el mercado que no existiría si no se consigue el objetivo. Hay un grupo de jugadores de gran calidad que solo se mueven en equipos ‘Champions’. Además del caché, los ingresos que aporta dan al club una posibilidad de hacer grandes esfuerzos económicos. Esta temporada se hizo un gran esfuerzo económico porque las ventas de N’Zonzi y Lenglet más lo ingresado por la máxima competición continental lo permitieron. Pero si la próxima temporada se pretende hacer lo mismo, sin Champions se necesitará vender a una o dos estrellas. Si el Sevilla quiere asentarse en el máximo nivel europeo año tras año, el nuevo proyecto liderado por Monchi debería tener el dinero necesario a disposición para que sea una realidad. El futuro próximo del Sevilla pasa por estas tres finales que restan por la cuarta plaza.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here