La afición, enfurecida con la decisión de la RFEF

La afición, enfurecida con la decisión de la RFEF

Accionistas Unidos ha emitido un comunicado en el que exige contundencia al Sevilla.

Aleix Vidal vuelve a casa
Caparrós: “Que se abone la cláusula, no hay más tutía”
Oferta al Barça por Aleix Vidal para una posición poblada

Después de varias semanas de negociaciones, ayer la Real Federación Española de Fútbol anunció, a través de su presidente, Luis Rubiales, que la final de la Supercopa de España que enfrentará al Sevilla y al Barcelona se celebrará a partido único el próximo 12 de agosto en la ciudad marroquí de Tánger. Será la primera vez que se dispute una final de la Supercopa de España fuera del territorio nacional. Esta decisión de la RFEF ha enfurecido a la afición, que se siente maltratada y espera una respuesta contundente del club nervionense.

El enfado de la afición sevillista ante esta situación encuentra su explicación en la sospecha de que la Real Federación ha priorizado los intereses del Barcelona por encima de los del Sevilla. Las fechas originales para disputar el torneo eran el 5 y el 12 de agosto, pero el conjunto catalán no podía porque tiene partidos amistosos entre esas fechas. La explicación oficial de la RFEF fue: “El convenio colectivo impide que se juegue el 5 y el 12 porque no habría el descanso necesario”.

La otra opción era jugar el 12 y 19 de agosto, pero “no se puede jugar por conflicto con LaLiga por el inicio de lo campeonato”, afirmó Rubiales. De modo que la solución propuesta por la RFEF fue la que se adoptó finalmente ayer, de jugar en Tánger, sede neutral, a partido único y con carácter excepcional. La próxima temporada, la Supercopa de España volverá a su formato tradicional de doble partido.

Por ello, la afición sevillista no se explica cómo el máximo organismo del fútbol español puede ceder a los intereses de un único club, en este caso, del FC Barcelona y anteponer unos compromisos amistosos a la celebración de un torneo oficial. Además, esta decisión perjudica notablemente a los abonados sevillistas, ya que el partido de la Supercopa que se debiera jugar en el Ramón Sánchez-Pizjuán entraba dentro del abono y ahora tendrán que desplazarse a Tánger si quieren presenciar el partido en directo.

Protesta de Accionistas Unidos

No solo la afición sevillista ha expresado su malestar por la decisión de la RFEF, sino también a título particular la asociación Accionistas Unidos, que ha emitido un comunicado en el que expresa su disconformidad con el acuerdo alcanzado y afirman que están estudiando “acciones que proceden conforme a Derecho contra la decisión arbitraria de la Federación Española de Fútbol, decisión tomada contra los intereses del Sevilla FC y sus aficionados”.

En dicho comunicado, además, exigen contundencia al Sevilla: “Exigimos al Consejo de Administración del Sevilla FC que actúe con la contundencia que merece la defensa de los intereses del Sevilla FC y su afición, acudiendo a las instancias que procedan, contra esta inaceptable y partidaria decisión de la RFEF que se pliega a los intereses económicos del otro finalista”.

COMMENTS

WORDPRESS: 0