Joan Jordán, celebrando el tanto mientras el balón se cuela en la portería del Granada | Imagen: La Colina de Nervión - Javier Barroso
Joan Jordán, celebrando el tanto mientras el balón se cuela en la portería del Granada | Imagen: La Colina de Nervión - Javier Barroso

El Sevilla se plantó en Granada para refrendar su buen inicio liguero y las buenas sensaciones que ha ido dejando el equipo de Lopetegui desde que echara a andar el pasado mes de julio. En un partido trabajado, los nervionenses se llevan el triunfo y suman seis de seis gracias al tanto de Jordán. El partido dejó trabajo, sacrificio y mucha tensión.

Primera parte intensa

Partido muy disputado en el que los dos contendientes se repartieron el dominio del juego y disfrutaron de varias ocasiones para desnivelar el marcador. El inicio del choque estuvo marcado por la lesión de Reguilón. En el minuto 12, el madrileño chocó cabeza con cabeza pugnando por un balón aéreo con Víctor Díaz. El futbolista local se hizo una brecha por la que tuvo que ser atendido, pero el sevillista, tras intentar aguantar unos minutos más de juego, tuvo que pedir el cambio. El lateral fue sustituido entre lágrimas y trasladado al hospital para hacerle pruebas.

A partir de ahí, Sevilla y Granada pugnaron de tú a tú por llevarse el gato al agua. Soldado, en el 32, gozó de una gran oportunidad para los locales, pero su remate desde la esquina del área chica se marchó fuera. El Sevilla, por su parte, tuvo la más clara antes del descanso. En el minuto 46, Escudero disparó desde fuera del área y Rui Silva no pudo atajar el cuero. El rechace quedó franco en el área chica y De Jong y Carriço corrieron a remacharlo. Ambos se estorbaron y el luso mandó el balón fuera incomprensiblemente.

Inauguró el marcador

La segunda mitad comenzó con la misma intensidad que se vivió en la primera. Sin embargo, no todo fue igual, porque el Sevilla encontró la efectividad que no tuvo en la primera parte. En el minuto 52 se produjo un contragolpe letal que supuso el primer tanto oficial de Jordán con la elástica sevillista. A partir de ahí, el ritmo decayó y el Sevilla controló más el juego. Incluso pudo marcar el segundo unos minutos después. En el minuto 58, pared entre Ocampos y Banega al borde del área. Ocampos fue derribado en el área por Germán, que le impidió al argentino anotar el segundo gol del Sevilla. Ni el árbitro, ni el VAR señalaron el penalti.

El Granada acusó el tanto. Siguió trabajando, tuvo algunas ocasiones para marcar, pero los disparos de Machís o Quini se fueron por encima de la portería de Vaclik. Conforme iban pasando los minutos, el conjunto nazarí acusó el esfuerzo realizado y el Sevilla se imponía claramente en el centro del campo. En el descuento, los de Lopetegui tuvieron otro contragolpe en bandeja. Ocampos recuperó, se la sirvió a Nolito, pero el gaditano mandó el balón fuera.

Gol de Jordán

Nolito combinó rápido con Jordán y este se la dejó al hueco a De Jong de primeras. El holandés, en carrera con dos jugadores nazaríes, no supo definir y perdió el cuero. Sin embargo, vino por detrás Jordán siguiendo la jugada, recogió el balón y lo mandó al fondo de la portería de Rui Silva.

Balance

El Sevilla jugó un partido muy intenso, aunque por momentos se vio superado por el Granada y supo sufrir y aguantar. Joan Jordán estuvo espléndido, Banega mostró un buen nivel y el equipo tuvo un buen rendimiento en general. Escudero suplió bien a Reguilón en el lateral y la única sombra, de haber alguna, que arrojó el encuentro fue el nulo rendimiento del Mudo Vázquez en los minutos que tuvo. En defensa, Diego Carlos es un muro, pero Carriço hace aguas y el brasileño necesita a su lado a otro central de su altura. El Sevilla de Lopetegui promete

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here