Éver Banega con el Inter de Milán | Imagen: Getty Images

 

Parece que la delicada situación por la que atraviesa el Inter de Milán está haciendo mella en Éver Banega. El pasado verano, el jugador argentino abandonó las filas sevillistas para marcharse a Milán y vestir la camiseta neroazzurra. Supuso el fichaje estrella para el conjunto interista, entonces entrenado por Roberto Mancini. Pero el baile de entrenadores en el banquillo del Giuseppe Meazza de San Siro ha hecho que el ex jugador del Sevilla haya perdido el protagonismo que tenía cuando llegó a la capital lombarda, hasta el punto de haber sido declarado transferible por el club.

Líder del equipo con Frank de Boer

Éver Banega puso rumbo a Milán para liderar a la nueva escuadra interista. Fue un fichaje deseado por la dirigencia y el entrenador, Roberto Mancini. Pero, no había todavía arrancado el campeonato, cuando el técnico italiano fue destituido. Su lugar lo ocupó el holandés Frank de Boer. El que fuera jugador del Barcelona y estrella de la selección holandesa también contó con el ex sevillista, hasta el punto de ser uno de sus titulares fijos. En un centro del campo poblado de jugadores de corte destructivo y poco creativos, como Kondogbia, Joao Mario, Medel o Felipe Melo, Banega era el único capaz de aportar algo de imaginación en el juego del cuadro neroazzurro.

En los primeros partidos, el internacional argentino no terminaba de encontrar si sitio en el campo, al jugar como único medio centro y desempeñando el papel de iniciador del ataque interista. Más adelante, De Boer cambió el sistema y pasó a jugar con un 4-2-3-1 más definido, un esquema habitual en Unai Emery en el Sevilla. Ahí, Banega comenzó a recordar al jugador que deslumbró en la capital andaluza, aunque sin alcanzar el mismo nivel. Escoltado por un doble pivote con jugadores de un perfil más defensivo, como Joao Mario y Kondogbia, el argentino se encontraba liberado en la zona de tres cuartos del campo para crear juego y asistir a los atacantes.

Llega Pioli y Banega adquiere un papel secundario

Sin embargo, los resultados no acompañaron al equipo y, finalmente, el pasado 1 de noviembre, Frank de Boer fue destituido. Su lugar lo ocupa ahora el italiano Stefano Pioli y, con su llegada, ha empezado un nuevo tiempo para Banega. Sorprendentemente, el nuevo entrenador del Inter ha optado por dejar en el banquillo al ex jugador sevillista en algunos partidos. En su lugar, juega el croata Marcelo Brozovic. Es verdad que Pioli no ha mandado a Banega directamente al banquillo sin darle minutos. Ha sido titular en otros partidos, como el pasado lunes, ante la Fiorentina. Pero sí es cierto que, para el nuevo técnico, ocupa un papel secundario, apostando más por Perisic, Icardi y Candreva para llevar el peso del equipo.

Cartel de transferible

Ante la nueva situación de Banega, el club neroazzurro le ha colocado el cartel de “transferible” y es posible que, si no en este mercado de invierno, el próximo verano pueda ser traspasado a algún equipo e intente sacar algo de dinero por el ex jugador del Sevilla, por el que no pagó ni un solo euro.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here