Igual que Sampaoli y peor que Berizzo

Igual que Sampaoli y peor que Berizzo

Un análisis de las dos pasadas temporadas permite hacer una comparación objetiva de los méritos de los tres entrenadores en el primer tercio de liga.

Ganso quiere su libertad
Pizarro, de vuelta a Tigres
Cambios en el panorama para N’Zonzi

La pérdida del liderato por parte del Sevilla, con un sufrido empate ante el Alavés en Mendizorroza, deja al club hispalense como segundo clasificado con veintisiete puntos. La buena marcha del equipo en la competición doméstica y el buen rendimiento de los jugadores parecen haber endulzado la mirada de los parroquianos rojiblancos, que ven en esos veintisiete puntos reflejado el buen curso del equipo en este primer tercio de liga. Sin embargo, echar la vista atrás y evidenciar que esta suma se viene repitiendo desde la temporada 16/17 es todo uno, si bien en aquellas ocasiones no se tenía al líder a un solo punto. Cosas del fútbol. Así, y a pesar de que el brillo de Machín parece eclipsar a los argentinos, los números demuestran una igualdad desconcertante.

Sampaoli

El nombre de Jorge Sampaoli y su amateurismo suelen esbozar una leve sonrisa en la afición rojiblanca que, sin duda, recuerda aquella temporada 16/17 como una de las mejores de los últimos años en liga. La ostentación del liderato por parte del Sevilla en alguna que otra jornada también fue entonces motivo para especular con la posibilidad de que los nervionenses presentaran su candidatura firme al primer puesto. También, como ahora Machín, Sampaoli supo dejar en el casillero del equipo un total de veintisiete puntos en la decimocuarta jornada a pesar de la derrota ante el Granada por 2-1. Sin embargo, al calco de puntos lo rodeaban entonces otras dos circunstancias que le darían una “ventaja” a Machín sobre Sampaoli: el Sevilla ocupaba el tercer puesto y el líder distaba siete puntos.

Berizzo

Por contra a esa leve sonrisa de la que hablábamos al recordar a Sampaoli, bien se podría decir que el recuerdo del paso del Toto por el Sevilla no es de los más gratos de los aficionados. Con la plantilla más cara de la historia conformada, Berizzo no supo conseguir un juego convincente para los sevillistas; entre la racha final de derrotas y aquellos consabidos problemas personales, el argentino fue destituido allá por las fechas navideñas. Sin embargo, el fútbol y sus paradojas saben dar como pocos grandes lecciones de historia, y no sería extraño poner cara de sorpresa si tiene uno en cuenta el final de un entrenador que en la decimocuarta jornada de liga había logrado veintiocho puntos. Sí, mejor que Sampaoli y Machín. Aun así, tener en cuenta la puntuación sin atender a otros factores siempre entraña algo de peligro; por aquellos entonces la suma de puntos ponía al Sevilla como quinto clasificado (lejos de la segunda posición de Machín) y ocho puntos lo separaban del liderato del Barcelona.

Como ya dijo el celebérrimo David Beckham, “el fútbol no es un juego, es magia”. Que el empeoramiento de Machín sobre Berizzo resulta estimulante es la prueba más fehaciente de ello.





COMMENTS

WORDPRESS: 0