Una de las grandes preocupaciones de los aficionados a algún equipo siempre es la continuidad de las piezas claves de la plantilla, y los sevillistas, acostumbrados a ver una y otra vez cómo los grandes clubes les arrebatan a sus estrellas, esperan con ansia sus renovaciones. En esta ocasión, y para tranquilidad tanto del club como de la afición, será Éver Banega quien reafirme su continuidad en la entidad nervionense, cortando así la línea de rumores que hablaban de una posible salida del rosarino a otros equipos, especialmente al Arsenal.

Algunos detalles

Apenas había acabado la pasada campaña cuando las especulaciones en torno a la figura del argentino se encendieron, alimentadas además por la actuación destacable de Banega en el Mundial. Según se pudo saber en algunos medios, la destitución de Arias, con el que al parecer mantenía una estrecha relación de amistad y una oferta del Arsenal a petición de Unai Emery (principal valedor del futbolista) habrían hecho que el centrocampista se replanteara su permanencia en Sevilla. Sin embargo, fue el propio Banega quien expresó a Caparrós su deseo de continuar en Nervión y, ante esas declaraciones, la secretaría técnica puso en marcha los trámites pertinentes. Así, todo parece indicar que no habrá problemas para que, cuando en la primera quincena de septiembre el Sevilla lance su oferta de renovación, el jugador firme la ampliación de su contrato. La oferta se acercará mucho a la que ya en su día el club le ofreció para frenar su marcha al Inter, mejorando los actuales 3 millones de euros netos de sueldo, solo que en esta ocasión la propuesta satisface a Banega. Según ha podido saber esta redacción, el contrato tendrá validez hasta 2022 y conllevará además un aumento en la cláusula de rescisión, lo que haría más difícil su futura salida del club si esta posibilidad se presentara.

Más que una renovación

Entender la renovación de Banega como una simple y a la vez complicada operación burocrática significa no entenderla del todo. Confianza en la secretaría técnica y su líder, seguridad en el buen juego del equipo, espectáculo sobre el terreno de juego, tranquilidad de la afición; todo eso y muchas cosas más significa la renovación de un Banega que, sin duda alguna, a sus treinta años de edad se ha convertido en leyenda viva del Sevilla Fútbol Club.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here