Unai Emery, el entrenador del Sevilla, visitó anoche el programa Al Primer Toque, de Onda Cero. El técnico repasó la actualidad del equipo hispalense y el futuro más próximo del equipo. Este pasa por cerrar la clasificación para la final de la Copa del Rey y afrontar la recta final de la Europa League.

La posibilidad de llegar a dos finales en esta temporada, brinda al sevillismo una recta final de temporada apasionante. El técnico afirmó que está viviendo temporadas “muy bonitas” en el Sevilla, buscando “crecer y poder ilusionar a los aficionados”. También insistió en que este año, “tras muchas dificultades sorteadas, hemos ido dando pasos como equipo y tenemos las tres competiciones vivas y al sevillismo ilusionado”. Sobre la eliminatoria copera, el de Hondarribia indicó que “es una oportunidad bonita para disfrutar. Somos prudentes y cautos, a pesar de la renta que llevamos, porque somos conscientes de la dificultad del Celta”.

Momento personal de Emery

Sobre su momento en el Sevilla, el vasco se refirió a su vínculo con la grada. Admitió que “se agradece que la gente me reconozca. Me siento muy respetado en Sevilla; con un reconocimiento que vienen de los resultados… pero estos vienen del trabajo y ahí es donde procuro no fallar”. También declaró que “lo más importante de un entrenador es sentirse y saber estar. El equilibrio es fundamental, con momentos buenos y malos por momentos. En Sevilla estoy viviendo unos momentos muy bonitos en lo personal. Lo agradezco a diario; cada día al despertar agradezco al Sevilla por poder entrenar a un gran equipo y de tener opciones y buenos futbolistas para tener un equipo ambicioso”. Unai lleva ya tres temporadas en el club y tras este tiempo afirma que “el equilibrio constante que tiene el club y la estabilidad se agradecen”. Sobre los momentos en los que se ha criticado al entrenador, Emery afirma que “trata de aislarse y vivirlo desde el equilibrio, sin renunciar a saber cómo está la situación”.

«Presidente, yo quiero jugar la Champions con el Sevilla»

El técnico se refirió también a su etapa en el Valencia, afirmando que “hay muchas similitudes entre ambos clubes. Allí viví épocas muy bonitas, pero me faltó poder vivir momentos únicos y especiales con la afición, como puede ser vivir una final”. Emery contó una anécdota entre él y Jose María del Nido. “Presidente, yo quiero jugar con el Sevilla la Champions”.

«Renunciar a jugar con el Sevilla en la Champions tenía que ser porque sintiera que el proyecto de Unai, en el Sevilla, se hubiera acabado»

El entrenador también habló sobre los cantos de sirena que recibió el pasado verano desde Nápoles, Inglaterra y Madrid, donde le situaban algunas fuentes, como entrenador para esta temporada. Sobre ello, Emery reveló que “estamos expuestos a que cualquier día nos echen o salgamos si no vemos posibilidad de crecer. Renunciar a jugar con el Sevilla en la Champions tenía que ser porque sintiera que el proyecto de Unai, en el Sevilla, se hubiera acabado. Soy persona de escuchar a todo el mundo, como hice con el Nápoles o el West Ham, pero yo sabía que mi proyecto en el Sevilla estaba muy latente. Vuelvo a recalcar que yo me levanto todos los días dándole las gracias al Sevilla”.

Mal inicio de temporada

Preguntado sobre si la Champions pesó mucho en este principio de temporada, Emery aceptó que están “viviendo un proceso con una gran solidez desde el partido del Borussia Mönchengladbach y que quieren prolongar. Hemos vivido un año difícil desde los inicios… Tuvimos muchas circunstancias. Con el Celta, en el partido de la primera vuelta, jugamos con Mariano como lateral derecho y en el minuto 60 estaba con sobrecargas; jugó los últimos minutos que se le caía la lengua al césped y no teníamos recambio para él en ese partido.

«Tras ganar a la Juve en casa llegó un momento de alivio y tranquilidad»

Andábamos muy justos y vivimos un proceso difícil, pero lo que sí hemos hecho siempre es buscar soluciones y no culpables. Lo que sí es verdad es que un punto de inflexión ha sido el no recibir tantos goles. El proceso del equipo, de aceptar y madurar pequeños cambios que han traído ese punto de inflexión, lo están aceptando los jugadores y nos está trayendo el momento en el que estamos”. Además, sobre la máxima competición europea, Emery reconoció que “fue una exigencia máxima, con un grupo durísimo y un gran desgaste. Llegó un momento, tras ganar a la Juve en casa, en que nos aliviamos un poco y cogimos tranquilidad”.

Cuestionado sobre la adaptación de nuevos jugadores al equipo Unai Emery reconoció que “el Sevilla vive procesos anuales con futbolistas que, cuando destacan, tienen que salir. El entrenador se tiene que adaptar a ello y tenemos que tener paciencia con la adaptación; no se puede hacer de un día para otro, sino que tiene que haber un trabajo diario basado en el rendimiento y las exigencias. Lo que se busca es hacer algo más allá de donde esté situado el listón. Algunos futbolistas maduran el proceso de adaptación y otros tardan más. Esto, en Septiembre, es difícil de asimilar, pero cuando estos resultados se ven ahora, la gente comienza a entenderlo”. 

El fútbol español

Otro tema por el que fue cuestionado Unai Emery fue sobre la comparación del fútbol español con el extranjero. El entrenador afirmó que “gracias a estar en el Sevilla, pueden enfrentarse a equipos de otros países y van conociendo otros equipos». Con ello, Unai afirmó que han «aprendido a ser muy competitivos. Este gen competitivo es lo que tenemos en España, donde tenemos dos equipos muy, muy competitivos. Este nivel se genera con dificultades y, en comparación con otros países como Inglaterra, cuya Liga se anhela muchas veces en España, hace que al final, cuando se enfrentan a equipos españoles, caigan”.

A este respecto, se refirió a un caso especial, el de Steven N’Zonzi, a quien afirmó haberle dicho que en su anterior club, el Stoke City, «no crecía al nivel en el que iba a poder hacerlo en el Sevilla. En Alemania pasa lo mismo; aunque el club pierda, saben que los aficionados van a estar junto al equipo. Aquí, en España, esa presión por parte de los aficionados nos hace estar alerta y crecer”. Unai Emery se refirió también al nivel de entrenadores que hay en España. “El entrenador español está por encima del resto. El nivel de Guardiola, Luis Enrique o Simeone, por ejemplo, es muy alto y esto se debe al trabajo. El Barcelona de Guardiola, por ejemplo, fue el único que le dio a Messi la excelencia; Pep fue el que le cambió de posición y después de eso, ha venido Luis Enrique, le ha dado otra vuelta de tuerca y a darle otro toque de excelencia al Barcelona, devolviendo a Messi a la banda”.

Se lo debe al Sevilla

El jugador sueco Zlatan Ibrahimovic votó a Unai Emery como mejor técnico del mundo en la pasada edición del Balón de Oro. Sobre ello, el técnico sevillista se mostró tajante: “El Sevilla nos da la oportunidad de tener dos títulos de Europa League y jugar una final de Supercopa. Nosotros ponemos nuestro trabajo, pero la madre de todo esto es el Sevilla, que nos da la oportunidad de desarrollar nuestro trabajo. Ese reconocimiento que podamos tener está ahí y me enorgullezco mucho por el grupo y por el club; que esté en ese escaparate. Por eso yo quería jugar la Champions con el Sevilla… y ahora me queda un segundo reto: ser protagonista en la Champions”.

El mejor de la historia

El próximo jueves, Emery cumplirá 180 partidos con el Sevilla FC y se sitúa a solo 8 encuentros de Manolo Cardo, otro mito del club. Sobre la ilusión de convertirse en el entrenador más importante, el técnico admite que “no es un objetivo que se plantee. Quiero ser feliz entrenando al Sevilla y vivir momentos importantes. El éxito está en el camino; se va generando en los momentos que vas viviendo, no en las finales”. Además, también indicó que su planteamiento se basa en el crecimiento y en vivir momentos como los que está viviendo en el club andaluz.

«Fuimos a Estoril y éramos 4.000 sevillistas, con bufandas y bengalas»

Aprovechó también el técnico para rememorar cuando se clasificaron para la Europa League habiendo quedado en el puesto noveno de la clasificación. “Tras dos años sin jugar competición europea, el ímpetu y las ganas con las que entramos en aquella Europa League fueron impresionantes. Te enfrentabas a los equipos de Podgorica o Wraclaw con unas ganas… que luego ya, encima, cuando nos clasificamos para la fase de grupos y vamos a Estoril…. ¡éramos 4.000 sevillistas! con bufandas… con bengalas… y fuimos capaces de querer tanto esa competición que la disfrutábamos todos al máximo. El 1 de Agosto, fueron 30.000 personas al estadio para ver al Podgorica”.

«Si algún día me tengo que ir del Sevilla, será porque me echen o porque yo no sea bueno para el club»

En el transcurso de la entrevista, también tuvo tiempo para pronunciarse sobre si se ve como seleccionador nacional. Al respecto, Unai declaró que “ser seleccionador es algo muy bonito y la puerta siempre tiene que estar abierta, pero yo vivo mucho el presente y no quiero fallar. Me siento muy responsable en donde estoy. Si algún día me tengo que ir del Sevilla será porque me tengan que echar o porque yo vea que mi presencia en el equipo no es bueno para el club. Hasta que no se dé, que espero que se de tarde, no pienso en nada más que en el entrenamiento de mañana y en el próximo partido”.

Cuenta pendiente a domicilio

Finalmente, se refirió a la racha negativa que mantiene el equipo a domicilio en Liga. Unai afirmó que “mirar atrás para lamentar el desastre ya no lo hacemos, sino que nos planteamos la posición en la que estamos y el objetivo europeo que tenemos. Nos planteamos ganar el próximo partido con las mejoras que creemos que debemos darle al equipo en cada momento”. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here