Jorge Andújar, «Coke». Madrileño de nacimiento, sevillano de adopción y sevillista de corazón. Excapitán del Sevilla y ganador de tres copas de la Europa League. Cinco años como sevillista, ciento setenta y tres partidos con la elástica hispalense, quince goles y catorce asistencias. De él se dice que fue el alma del vestuario durante la etapa de Unai Emery como entrenador. Subió al olimpo nervionense en el estadio St. Jakob-Park, en Basilea, anotando los dos goles que le dieron al equipo andaluz la victoria sobre el Liverpool por 1-3 y su quinta Liga Europa. Cambió de aires el pasado verano, cuando fichó por el equipo alemán del Schalke 04. Se lesionó de gravedad el 4 de agosto y volvió a jugar el pasado 23 de marzo, logrando anotar el gol de su equipo en un partido amistoso. Desde La Colina de Nervión hemos mantenido una entrevista con Coke, para intercambiar sus impresiones sobre la actualidad sevillista y su estado actual.

Tiene que ser muy difícil tomar la decisión de salir del Sevilla significando lo que usted significaba para la afición y para el vestuario, ¿no?

Bueno, también lo que significaba para mí el Sevilla, evidentemente. No fue una decisión nada fácil, pero bueno. Para mejorar en muchos aspectos de la vida y para que te venga bien para el futuro, a veces hay que tomar decisiones con la cabeza. Después de mucho tiempo de pasarlo mal, creo que he tomado una buena decisión, me estoy encontrando a gusto en mi nuevo sitio y ojalá vaya mejorando todo.

¿Qué es lo que más echa de menos de Sevilla?

La gente, mis amigos. Tenía amigos fuera del fútbol, pero es que mis compañeros eran todos mis amigos. Mis compañeros y la gente que trabajaba en el Sevilla; los consideraba mis amigos y eso es lo que más echo de menos.

«Mis compañeros eran todos mis amigos»

Coke, ¿cómo ve al equipo desde allí?

Pues ahora con la pequeña desilusión… que todavía nos seguimos acordando de ese partido de Leicester… pero bueno. Yo no tengo ninguna duda de que el equipo se levantará. El pequeño parón vino bien para airearse, para recuperar fuerzas y para hacer un Campeonato como el que viene haciendo el Sevilla. Creo que está siendo muy bueno y ahora queda la recta final. Les deseo y estoy seguro de que lo van a hacer igual de bueno.

¿Es capaz el equipo de pelear por esa tercera plaza o hay que buscar asegurar la cuarta plaza que dé acceso a disputar la Champions?

Si me dices que estuviese al revés la situación…. el Sevilla en el puesto del Atlético, pues creo que tendría que ir a por esa tercera plaza, evidentemente. La tiene que pelear, se la ha ganado durante toda la temporada y la tiene que seguir peleando en estos partidos. Luchando por la tercera asegurará la cuarta, pero creo que tiene que luchar por la tercera sin ninguna duda.

«Luchando por la tercera asegurará la cuarta, pero creo que tiene que luchar por la tercera sin ninguna duda»

Cuándo se marchó del Sevilla tuvo una despedida muy recordada. Monchi dijo de usted que “se equivocaba al venderle”. ¿Cree Coke ahora que se equivoca Monchi yéndose?

Creo que Monchi ha dado muchísimo, muchísimo, muchísimo al Sevilla. Él dice, y seguramente dice bien, que el Sevilla le ha dado mucha o buena parte de su vida porque es muchísimo tiempo, tanto como futbolista como director deportivo, ligado a ese club. Cada uno tiene que tomar sus propias decisiones. Le estaré eternamente agradecido por darme algún día la oportunidad de jugar en este precioso club que es el Sevilla, donde he disfrutado y me lo he pasado muy bien. He crecido como persona y, sobre todo, como futbolista y personal y deportivamente simplemente quiero estarle agradecido. Luego, él, tome las decisiones que tome, seguramente lo ha hecho pensándolo muchísimo, claro está.

¿Cree que el club sabrá sobreponerse a la marcha de su director deportivo?

Es complicado sustituir a Monchi. Yo creo que lo bueno que hace Monchi en el Sevilla, que es su acierto, es implantar un sistema de trabajo. Hace que funcione la cantera, evidentemente a Pablo Blanco, a toda la gente que trabaja y que hace los fichajes, junto a Óscar y a todos los scouting que tiene y eso no es fruto ni de un día ni de una persona. Él es la cabeza visible, pero ha implantado un sistema de trabajo que le ha dado muchísimo éxito al Sevilla. Yo creo que eso no se cambiará evidentemente.

«Es la cabeza visible, pero ha implantado un sistema de trabajo que le ha dado muchísimo éxito al Sevilla»

¿Cómo le convenció Monchi para venir al Sevilla?

No tuvo que convencerme, la verdad. Recuerdo que por esa época estaba Víctor Orta también, que era de la confianza plena de Monchi, y la verdad es que no tuvo que convencerme mucho. Yo tenía otras opciones, pero la verdad es que saliendo del Rayo, entre las opciones que tenía que eran de un nivel deportivo parejo, no tuve ninguna duda de que era el Sevilla. No tuve ninguna duda porque estaba seguro de que era lo que más se asemejaba a mi forma de ser, a mi forma de entender el fútbol y…. mira, yo creo que no nos equivocamos, tanto mi familia como yo, que también fue una opinión muy importante para mí al tomar esa decisión.

Desde su llegada, no todo fue un camino de rosas, incluso el club le puso a la venta en enero de 2013. Ahí todo cambió y usted decidió quedarse y sacar todo lo que ha demostrado después. ¿Qué hizo que se quedara y cambiara la situación?

Lo único que cambió es que jugué un partido, me explico. Estábamos en temporada; en noviembre aún no había jugado ningún partido y claro, el club, si tiene a un futbolista que no está jugando y que con 25 años si juega puede seguir mejorando… Evidentemente yo no quería estar en el Sevilla por estar; estaba muy bien pero al final lo que quiere un futbolista es jugar. Estábamos barajando opciones de salir cedido y… bueno, llegó un partido contra el Espanyol. Tocó jugar y hacer un buen partido, salí con confianza y me dije a mí mismo que yo podía jugar en ese equipo, que tenía que seguir trabajando y seguir luchando y es verdad que a raíz de ahí empecé a jugar un poco más la última época de Míchel y con Unai, prácticamente, también jugué esa temporada muchos partidos.

«Yo no quería estar en el Sevilla por estar»

Para el sevillismo no cabe duda de que se ha convertido en todo un referente. Incluso se está formando una peña que lleva su nombre y que, además, tiene un objetivo muy especial, ¿verdad?

Sí, bueno, evidentemente tengo muchísimos amigos allí; mucha gente que sé que me tiene mucho cariño al igual que yo le tengo muchísimo cariño a toda la afición y a la gente que conozco, amigos. Esto nació de algunos que están un poco locos de la cabeza, pero sobre todo tiene un fin magnífico. Se acaba de crear… hace poquito estuve en Sevilla dando pasitos que podemos ir dando, viendo a ver cómo podemos ir para adelante… pero es magnífico que ojalá podamos colaborar creando en Africa una escuela de fútbol y si podemos, hacer mucho más. Estamos comenzando, ojalá se sume la gente poquito a poquito. Iremos suplicando cada paso que vayamos dando, cada objetivo y cada paso a seguir y… bueno, es algo que de salir sería para ayudar a muchísima gente con lo que a nosotros nos gusta, que es el fútbol. Sobre todo, que niños que no tienen esas facilidades para practicar el deporte que a nosotros nos gusta, las puedan tener.

 

Foto de familia de la inauguración de la PS Coke Andújar

Es un objetivo precioso, ¿cómo surgió esa idea?

Son amigos que siempre me han comentado de hacerlo, sobre todo Joaquín Dholdán, uno de los creadores junto a otros cuantos. Él ya había ido a África, a diferentes países. Es dentista y fue a operar y a colaborar. La verdad es que siempre lo hemos tenido un poco en la cabeza y, estando yo en la mitad de la lesión, me dijeron que habían creado una peña y que si podía llevar mi nombre… y bueno… ¡faltaría más que no lo pudiera llevar!. Sobre todo con esos fines. Evidentemente, queremos que sea peña sevillista porque todos son sevillistas, pero el fin más que deportivo, de acompañar al equipo, será este que creo que hace mucha más falta. Todos ellos van a animar al Sevilla siempre, pero si podemos aportar nuestro granito de arena… pues nunca está de más.

«Ojalá podamos colaborar creando en Africa una escuela de fútbol»

Cambiando de tercio, Coke… Estamos disfrutando mucho con su vuelta a los terrenos de juego, pero observamos que se está convirtiendo en… ¿un goleador?

Pues de vez en cuando sí he marcado algún golillo… como los dos de la final, que llegaron en el mejor momento posible. También el otro día tuve la oportunidad de jugar un partido amistoso y pude meter otro golito, que no tiene nada de comparación con la satisfacción que siente uno, después de tanto tiempo, de jugar noventa minutos, encontrarse a gusto… pero todo suma y si se puede ayudar al equipo con un gol, aparte de con el trabajo, bienvenido sea.

¿Qué tal se encuentra después de la lesión que le ha alejado siete meses de los terrenos de juego? Marcó y se fue corriendo al córner a celebrarlo, ¿lo recuerda?

Sí, por supuesto. Sentí mucha alegría, aunque es verdad que después, cuando te metes en el partido, no piensas ni en la rodilla ni en los siete meses. Es verdad que cuando te paras un poco dices “qué a gusto estoy”, pero al final, cuando te metes en el vaivén del partido, lo que quieres es correr a un sitio, tapar a uno, luego a otro, ir a otro… hacerlo bien. Pero es verdad que cuando llegó el final del partido, después de noventa minutos y prácticamente muerto, que es verdad que eso no lo recordaba, sientes una alegría muy grande al ver que tu cuerpo reacciona bien, que no hay ningún problema y que te sientes de nuevo futbolista, que es para lo que estoy aquí y para ayudar al equipo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here