En San Sebastián también se duerme la siesta

En San Sebastián también se duerme la siesta

El partido entre el Sevilla y la Real Sociedad fue un quiero y no puedo entre ambos equipos en uno de los partidos menos entretenidos de la temporada

Dinámicas opuestas para recibir a la Real Sociedad
El sello de Caparrós ya se notó ante la Real
Volver a empezar | Jul y Gan, la opinión de Manuel Machuca

Corrían las seis y veintisiete de la tarde cuando en Anoeta salían los jugadores al terreno de juego. El clima en San Sebastián era nublado, como casi siempre, aunque parecía ser el indicado y premonitorio del encuentro gris que se iba a vivir. En la otra punta de España, los aficionados del Sevilla se preparaban para ver un nuevo partido de su equipo con un tiempo muy parecido al que estaban sufriendo los jugadores. Ni el tiempo ni la hora del partido ante la Real Sociedad acompañaban a lo que acabó siendo el encuentro perfecto para echar una buena siesta.

Idas y venidas

Si el Sevilla se ha caracterizado por algo en esta temporada es por la capacidad de encontrar huecos donde no los hay. Ese factor clave en el juego de Machín no se vio ayer sobre el césped. Banega y Mudo no eran capaces de conectar con los de arriba, que parecían estar jugando un partido paralelo. Los argentinos seguían buscando huecos inexistentes entre los jugadores de la Real Sociedad que no llegaban a buen puerto. Estos fallos en el centro del campo provocaban contras muy peligrosas a favor de los txuri urdin que, afortunadamente, no vieron puerta.

El partido comenzó a tener una dinámica clara con una alternancia de dominador cada cinco minutos. Parecía que los jugadores de ambos conjuntos estaban tan aburridos del encuentro como los espectadores y parecían quedarse absortos mientras el otro equipo se acercaba a su portería. Las jugadas se sucedían en una y otra parte del campo pero ni uno de los disparos se acercaba a ser una ocasión peligrosa. La ocasión más clara para los de Machín llegó con un gol anulado a Muriel, que se quedó dormido detrás de la defensa. Con el cero a cero al descanso y las bajas e ataque del Sevilla, la afición rezaba por arañar un punto de oro en Anoeta.

Misma dinámica

La afición sevillista aguantaba con los ojos medio cerrados para ver el final de tan entretenido partido. El comienzo de la segunda parte dejaba claro que el partido iba a seguir la misma tónica que en la primera. Promes lo intentaba por activa y por pasiva pero no llegaba a conectar con nadie. Navas parecía tan cansado como los valientes que seguían viendo el encuentro y Sarabia no parecía el héroe del partido frente al Huesca. Con el paso de los minutos ambos equipos seguían intentando poner algo de picante pero nadie era capaz de despertar ninguna emoción.

Tan sólo hubo un mínimo amago de que el partido iba a cambiar de dinámica cuando Sandro saltó al terreno de juego. El canario jugó la pasada temporada en el Sevilla y los más supersticiosos ya temían que se cumpliera la ley del ex. Parecía que esto iba a ocurrir cuando el delantero se plantó sólo delante de Vaclik, pero una vez más la suerte se alineó del lado del conjunto andaluz cuando el ex sevillista pegó un zapatazo al suelo que lo dejó en una postura perfecta para ver el encuentro, tumbado bocabajo.

La última cabezada

Cuando todo parecía indicar que el Sevilla sacaría un punto de Anoeta, un contraataque de los hispalenses los dejaba en superioridad frente a la defensa de la Real. En un cuatro contra dos, Banega optó por la peor opción posible dándole el balón a Roque Mesa. El canario estaba tan centrado en la jugada como los pocos espectadores que aguantaban a estas alturas del partido y el pase lo cogió por sorpresa. Un mal control que acabó en un peor remate digno del mejor gol de Vinicius.

El encuentro se saldó con un cero a cero que deja a los de Nervión segundos a expensas de lo que haga el Espanyol y empatados a puntos con Alavés y Atlético de Madrid en una jornada muy beneficiosa. El conjunto perico será el próximo rival de los sevillistas en liga y determinará cómo sigue la parte alta de la clasificación. Un nuevo partido a las 18:30 que los aficionados del Sevilla esperan que sea algo más entretenido que este último.





COMMENTS

WORDPRESS: 0