Los tres puntos perdidos ante el Getafe pueden suponer perder la cuarta plaza de forma definitiva. El Sevilla desperdició una oportunidad de oro de asegurar la Champions League la próxima temporada tras caer por tres a cero ante el conjunto azulón, en un partido que dominó sin resultados.

Sin puntería

Pese a tener la posesión del balón durante todo el encuentro, con un 64% y una superioridad clara en el apartado de pases con 350 por 156, el conjunto hispalense no supo transformar este dominio en ocasiones acertadas. De los 12 remates que lanzaron, tan solo dos fueron entre los tres palos, un porcentaje paupérrimo para un equipo en plena lucha por la Champions League.

Por su parte, el Getafe lanzó 10 veces y tres fueron a puerta. El equipo de Bordalás sigue asombrando a propios y ajenos con una cifra de goles impresionante entre sus dos delanteros, Ángel y Jorge Molina, que tienen al equipo luchando en lo más alto.

Pendientes de Mateu

Dos de los tres tantos del conjunto madrileño llegaron desde los 11 metros después de que Mateu Lahoz consultara con el videoarbitraje. El colegiado valenciano señaló como pena máxima las manos de Vázquez y Escudero, que le costaron una amarilla a cada uno, y los delanteros azulones no perdonaron. Para el lateral fue su segunda cartulina amarilla, ya que antes había recibido una por protestar el penalti de su compañero.

Hasta siete tarjetas vio el Sevilla entre el minuto 23 y el 48, seis amarillas y una roja, sin ser amonestado ningún jugador del conjunto hispalense en la segunda mitad. Amadou, Banega, Mercado, Vázquez y Escudero por partida triple fueron los sevillistas que recibieron tarjeta. En el Getafe sólo recibieron tres amarillas, una en la primera mitad y dos en la segunda, y una roja a Djené por una durísima entrada, habiendo realizado 19 faltas por 15 de sus rivales.

Sin baluartes defensivos

La preocupante facilidad con la que los delanteros rivales llegan a la portería sevillista se ha convertido en un quebradero de cabeza par los aficionados. Los tres goles de ayer supusieron una ventaja de cinco a cero para el Getafe en el goal-average particular, además de una dolorosa derrota. La baja de Carriço fue clave ayer, con Kjaer demostrando que no está siendo una temporada para el recuerdo y sumando un fallo más a su cuenta particular.

El Sevilla acumula un promedio de más de un gol encajado por encuentro, cifras muy preocupantes de cara a la clasificación europea de la próxima temporada. Los cinco partidos que quedan son vitales, con dos encuentro relativamente más difíciles en las dos últimas jornadas y dejando claro que no se pueden volver a repetir partidos como el de ayer.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here