El Sigma Olomouc destapó las carencias sevillistas

El Sigma Olomouc destapó las carencias sevillistas

El Sevilla consiguió vencer en la República Checa al Sigma Olomouc, pero esta vez, lejos del brillo de Vallecas, mostró algunas debilidades.

Sarabia: «Mañana tenemos la ocasión de revertir la situación»
Hasta nueve jugadores del Sevilla Atlético acaban su contrato en junio
La polémica se enciende en torno a Pablo Sarabia

Gracias a un solitario gol de Pablo Sarabia, el conjunto sevillista obtuvo un gran botín ante el Sigma Olomouc. A priori, no era el resultado esperado, tanto por la poca entidad del conjunto checo como por el estado de forma en el que llegaba el Sevilla. Tal fue el desorden sevillista, que el 0-1 se antojó vital. Los de Machín sufrieron en exceso ante un Sigma Olomouc que zarandeó por momentos al rey de la competición.

Defensa inédita

El Sevilla saltó al Andruv Stadion con una defensa formada por Berrocal, Amadou y Gnagnon. Estábamos ante los primeros minutos desde la era Machín en la que los tres zagueros coincidían sobre el verde. Cierto es que la convocatoria no ofrecía muchas más alternativas, salvo la incursión de un Sergi Gómez que se erigió finalmente como salvador de la zaga sevillista. El experimento atrás no funcionó. Los centrales sufrieron en exceso con la presión agresiva de los jugadores del Sigma Olomuc, quienes complicaban la salida de balón de los rojiblancos. No fue tampoco la mejor actuación de Juan Berrocal. El canterano fue el que peor partido cuajó. Por la banda derecha sevillista llegaron la mayoría de los ataques locales, en la que, sin la ayuda defensiva de Aleix Vidal, Berrocal mostró que aún no está para dar el salto al primer equipo. Únicamente, Joris Gnagnon, de menos a más, mostró contundencia atrás, pero aún sin alcanzar su nivel óptimo esperado. El técnico soriano, acertado en todos los cambios que realizó, dio entrada a Sergi Gómez, al que muchos catalogaban como cuarto central de la plantilla, pero que ha demostrado ser un hombre importante para Machín. Ayer, lideró, ordenó y mejoró a una calamitosa defensa.

Sin pólvora arriba

En el fútbol, para llegar lejos debes dominar las dos áreas. Pues bien, el Sevilla, lejos de no dominar la parcela defensiva, tampoco pudo hacer lo propio en ataque. El partido era un intercambio de golpes, un guión que no estaba entre los esperados y los sevillistas no se encontraron cómodos en la finalización de las jugadas. De nuevo, Luis Muriel estuvo negado de cara a puerta. La mala puntería del cafetero parece no tener arreglo. Aún hay grandes expectativas puestas en la gran inversión sevillista de la pasada temporada, ya que da riendas a la confianza con sus grandes movimientos arriba. Sin embargo, su paupérrima finalización lastra todo su trabajo en ataque. Ninguno de los hombres de la vanguardia hispalense estuvo acertado. De hecho, no fue el mejor partido de Pablo Sarabia, pero el madrileño no necesita cuajar una gran actuación para salvar al equipo. Es el hombre más determinante de este comienzo de temporada. Pablo Machín vio cómo se complicaba el partido y, en el minuto 65, dio entrada a André Silva y al inconmensurable Jesús Navas. El ariete portugués vistió de gol a Muriel y Sarabia en apenas 10 minutos, demostrando así que no es un nueve tosco y que, además de remate, tiene mucho fútbol en las botas. Al final, la renta pudo ser mayor gracias a las incesantes subidas de un Jesús Navas que parece afrontar uno de los mejores momentos de su carrera. Pese a los errores citados, el Sevilla consiguió un resultado que le proporciona confianza para afrontar el último paso antes de estar en el bombo de la próxima edición de la UEFA Europa League.

COMMENTS

WORDPRESS: 0