El próximo sábado, el Sevilla se mide al Barcelona en el Camp Nou (20:45h), en un duelo por todo lo alto. No en vano, se enfrentarán los dos primeros clasificados de la Liga y pelearán como gladiadores romanos por el liderato, el cual conservará, al menos hasta entonces, el cuadro nervionense. Pero, además de Sevilla y Barcelona, el partido deparará otro interesante choque entre el conjunto hispalense y el técnico azulgrana, Ernesto Valverde, un duelo marcado por la igualdad.

Ernesto Valverde se ha enfrentado al Sevilla en numerosas ocasiones con varios equipos: con el Español, el Villarreal, el Valencia, el Athletic de Bilbao y, más recientemente, con el Barcelona. De todos esos duelos, el técnico vasco ha salido victorioso en el 46% de las veces, mientras que el Sevilla le ha ganado en el 42% de enfrentamientos. Estos datos arrojan sobre el campo una igualdad supina en los duelos entre el conjunto sevillista y el preparador culé.

Último antecedente

No obstante, existe otro dato claramente favorable al vasco: cuando se ha medido al Sevilla como local, solamente ha caído derrotado en tres ocasiones y ha empatado en una. El antecedente más cercano está en el partido de la pasada temporada, cuando un doblete de Paco Alcácer dio la victoria al cuadro culé frente a un Sevilla, entonces dirigido por Eduardo Berizzo que, a diferencia de en partidos anteriores, aquella noche plantó ofreció una buena imagen en el Camp Nou y le puso las cosas muy complicadas al conjunto local. Sin embargo, el gol de Pizarro fue insuficiente para sacar petróleo del feudo azulgrana.

Recuerdos de Glasgow

Sin embargo, el partido más importante hasta la fecha en el que se han enfrentado el Sevilla y Ernesto Valverde es de un recuerdo muy grato para el sevillismo y muy doloroso para el técnico de Viandar de la Vera. Fue aquel mágico 16 de mayo de 2007, en el estadio de Hampden Park, en Glasgow, en la final de la Copa de la UEFA, donde el conjunto de Nervión venció al Español en la tanda de penaltis, tras un choque y una prórroga muy igualada. Fue la noche en la que Andrés Palop se convirtió en héroe y, gracias a sus tres paradas, el Sevilla conquistó su segundo trofeo.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here