La jornada 37 ha dejado partidos y momentos repletos de emoción gracias a ese horario unificado, pero no ha aclarado nada en la lucha por Europa. El conjunto sevillista se ha convertido en el cuarto equipo que rasca puntos en el Wanda esta temporada, un empate que vale para seguir teniendo posibilidades en la pelea por la cuarta plaza. Una igualada que no sirve para sentenciar matemáticamente la sexta posición pero sí para seguir en la lucha por la Champions, a dos de Getafe (quinto) y Valencia (sexto), algo que obliga a los de Caparrós a puntuar ante el Athletic Club.

Sin alma

Ese es el adjetivo que mejor define los primeros cuarenta y cinco minutos de los visitantes. Desde el primer minuto, el Atlético fue superior y el Sevilla solo tocaba y tocaba sin peligro ninguno. El gol de los colchoneros podía llegar en cualquier momento y fue en el treinta cuando Koke, a pase de Rodri, batió a Vaclik. Seis minutos más tarde llegaría una mala noticia para Caparrós, Gonalons caía lesionado otra vez. El utrerano se vio obligado a sacar al francés y meter en su lugar a Amadou. Sin cambios en el marcador se llegó al descanso, los del Cholo levantaron el pie del acelerador y eso daba vida al Sevilla.

Con poco, mucho

En la segunda parte daba entrada Caparrós a Aleix Vidal, quien entraba en lugar de Kjaer. El Sevilla parecía haber salido con otra cara al partido, pero las ocasiones claras seguían llegando por parte de los colchoneros. Los visitantes, con apenas peligro, consiguieron empatar el partido mediante gol de Pablo Sarabia. El marcador no se movería más en el partido, pero cabe destacar la última jugada del Sevilla FC, en la cual Oblak hizo un paradón para evitar la victoria sevillista. Un partido que hizo que los sevillistas, con muy poco fútbol, consiguieran un empate que les vale para estar vivos en la lucha por la cuarta plaza.

Los goles

El encuentro entre Atlético de Madrid y Sevilla de la jornada 37 acabó con empate a uno. El Atlético de Madrid se adelantaba en el minuto treinta con gol de Koke. El madrileño, tras recibir un pase de Rodri, tiraba a portería y, gracias a que lo desvió Kjaer, acabó mandándolo al fondo de la red sevillista. Ya en la segunda parte los visitantes empataron el encuentro mediante un gol de Pablo Sarabia. El madrileño anotaba duodécimo gol en LaLiga al rematar un fantástico centro de Franco Vázquez.

Balance del encuentro

Lo mejor del partido del Sevilla fue sin duda el resultado. Las sensaciones que da el equipo siguen siendo de una plantilla sin ganas de ganar, aunque en la segunda parte dio un poco más la cara. Pablo Sarabia fue el mejor de los visitantes sin dudas y Joaquín Caparrós acertó, hoy sí, en los cambios que dieron frescura al equipo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here