El Sevilla no puede más que empatar ante el Slavia y se complica mucho la eliminatoria

El Sevilla no puede más que empatar ante el Slavia y se complica mucho la eliminatoria

Una pegada para la historia
Empate ante el Bournemouth en el primer partido de la pretemporada
La contracrónica | “The Machín” pasa la ITV en Mendizorroza

El Sevilla quiso hacer una pausa en su crisis de identidad para recibir al Slavia de Praga en la ida de los octavos de final de la Europa League. Sin embargo, se quedó en intención, puesto que se pudo ver a un equipo a dos velocidades que, cuando lo necesitaba, imprimía otro ritmo al partido y buscaba la meta visitante con más verticalidad. Machín puso a Munir de inicio y la apuesta no le salió mal. También alineó a Wöber en el lugar de Escudero, pero el austríaco demostró falta de adaptación y velocidad para el fútbol del Sevilla. Mal resultado para el Sevilla este empate a dos goles que le obliga, casi por decreto, a ganar en la República Checa sí o sí. Los goles del Slavia fueron de rebote, sí, pero ambos llegaron por desidia de los hispalenses a la hora de despejar y por fallo en la colocación sobre el césped en jugada defensiva.

Suerte en contra

Mala primera parte del Sevilla ante el Slavia concediendo dos goles al equipo checo. Los de Machín se encontraron con la suerte de cara en el primer tanto, pero a raíz de ahí todo fue cuesta arriba. Tras marcar el primer tanto, el equipo bajó mucho el ritmo y el Slavia consiguió pisar más campo visitante. Sin embargo, las ocasiones era para los de Machín, que vieron como en el minuto 16, Ben Yedder pudo marcar el segundo merced a la estrategia en un saque de córner. Banega la puso rasa y llegó al punto de penalti, donde el francotunecino remató, pero sin fuerza, y el meta visitante se hizo con el cuero sin problemas. Tuvo que marcar el Slavia para que reaccionara el Sevilla. En la siguiente jugada, Sarabia dio el pase de la muerte a Ben Yedder en el área, pero la defensa checa concedió el saque de esquina que supuso el golazo de Munir. En el minuto 36 tuvo otra clara el Sevilla para hacer el tercero.  Otro robo en la salida de balón del Slavia propició que Rog llegara al balón solo delante del meta Kolar, pero tiró al muñeco y se fue a córner. Luego vendría el segundo tanto visitante y en esa jugada se lesionó Vaclik, que tuvo que ser sustituido por Soriano antes de que finalizara la primera mitad del encuentro.

Quemó las naves

La segunda parte trajo la entrada de Roque por Wöber, que supuso que Sarabia pasase a ocupar el lateral izquierdo. Los locales buscaron con ahínco la meta rival tras la reanudación y se sucedieron las ocasiones. Gol anulado a Roque en el minuto 52 por un dudoso fuera de juego. Luego otra volea de Munir que se estrelló contra el portero y un balón al palo de Ben Yedder, pero el gol no llegaba. Tampoco sería en el 67, cuando un contragolpe acabó en Munir y este lanzó el balón fuera encimado por un defensa. Los checos basaron su segunda parte en aguantar el gran resultado y salir a la contra. La más clara de la segunda parte fue para Munir, quien en el minuto 70 remató desviado solo ante la portería un centro de Ben Yedder cuando la grada ya veía el tercer tanto local. También pudo llegar en otra que tuvo Ben Yedder solo ante el portero, pero su remate al primer toque lo detuvo el meta checo. La segunda parte del encuentro se convirtió en un quiero y no puedo para el Sevilla que fue incapaz de perforar la meta del Slavia por tercera vez. Ni Ben Yedder ni Munir pudieron materializar las diversas ocasiones claras de las que gozaron.

Los tantos

El primer gol del partido llegó en el minuto 1, merced a un error en la salida de Slavia. Kral se durmió en los laureles y Sarabia le robó la cartera y el balón. Se la puso a Ben Yedder dejándole solo ante Koláf y no falló el miarma.  El Slavia empató por medio de un lanzamiento de Stoch desde fuera del área que rebotó en Rog. El cuero circuló por delante de la defensa sevillista sin que ninguno de ellos acertase o hiciera mucho por despejar el balón. Golazo de Munir para adelantarse de nuevo en el marcador. Córner botado por Banega al segundo palo, por donde entraba como un rayo el hispanomarroquí,  que con un tremendo y certero zurdazo convirtió el segundo en la cuenta del Sevilla. El segundo del Slavia sirvió para que el visitante Kral se desquitara del fallo cometido en el primer gol del Sevilla. La suerte se alió en contra de los intereses sevillistas en el balón largo que puso Stoch al segundo palo. Allí, Kral se encontró literalmente el esférico, que golpeó en su hombro y salió rebotado hacia la meta sevillista. El portero checo no alcanzó a despejar el cuero y no pudo evitar el tanto visitante, lesionándose en la acción del intento por salvar su meta.

Cuesta arriba

Muy mal resultado para el Sevilla, que vio como el Slavia se llevó una bolsa de dos goles marcados a domicilio sin hacer méritos para ello. Muchos fallos en defensa y muchas ocasiones creadas, pero que no pudieron ser materializadas. Ben Yedder estuvo en todas, fue el mejor del Sevilla de largo. Lo peor del encuentro, sin duda, el resultado. Un empate en casa a dos goles te pone en la obligación de ganar el encuentro de vuelta sí o sí, dado que un empate a cero, a uno o a dos goles no te clasifica. Complicada papeleta la que se ha buscado el Sevilla en su competición fetiche.





COMMENTS

WORDPRESS: 0