Partido más importante de lo que pudo parecer en el Pizjuán. El Sevilla FC tenía la imperiosa necesidad de ganarle al Alavés ante su gente para poder seguir aspirando a la Champions tras la victoria del Valencia ante el Real Madrid, que aprieta más aún si cabe, dicha zona. En cuanto al fútbol, el partido fue bastante espeso y los goles de Roque Mesa y Sarabia fueron suficiente para llevarse los tres puntos ante el conjunto babazorro que ofreció muy poco.

El gol y poco más

Primera parte plana del equipo sevillista. Caparrós presentó algunas novedades en su once con respecto al anterior encuentro. Dio entrada a Roque Mesa por Amadou o el ‘Mudo’ por Promes. El ritmo al inicio del encuentro pudo prever un encuentro bonito de ida y vuelta. El Sevilla pareció tener la lección clara en ataque, atacando por las bandas y el Alavés por su parte, sabía que a la contra podía generar dudas en la zaga hispalense. Sin embargo, la carta mostrada al inicio no se correspondió a lo que se vio durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Sí que es cierto, que los locales fueron quienes más intentaron abrir el marcador. Primero fue Munir en el minuto 6, a través de un disparo desde la frontal tras botar un córner. El esférico fue bien dirigido pero tocó en la zaga visitante. Los centros al área, fueron la vía favorita de los nervionenses para generar peligro. No obstante, la mayoría de esos centros o fueron pasados de fuerza o directamente no encontraron rematador. Arriba, faltó claridad a la hora de tomar las decisiones. Se tiró cuando hubo que pasarla y viceversa. El ‘Mudo’ relentizó muchas transiciones defensa-ataque.

Una de las oportunidades más claras del primer acto, a parte del gol, estuvo en la cabeza del mencionado anteriormente, Munir. El ex del Alavés, remató alto un centro de Sarabia desde la derecha alto. El conjunto babazorro también tuvo su chance en el 33′ tras un despiste de la zaga que a punto estuvo de aprocvecharlo Borja Bastón. Cabe mencionar que la defensa sevillista dejó bastantes huecos y dio sensación de inseguridad. Los de Abelardo fueron cuestionados por el resptable hispalense debido a que consideraron que a la hora de poner el balón en juego, perdieron mucho tiempo y desde fuera, dio esa misma sensación. Pese al poco ritmo y lo plano que estuvieron ambos equipos, el Sevilla se fue al descanso con un gol a favor, obra de Roque Mesa al filo del descanso. Si uno de los dos conjuntos mereció ir por encima, fue el local.

Mismo guión

La segunda mitad arrancó con algo más de ritmo y verticalidad por la banda. Los de Caparrós abandonaron jugar por dentro y se centraron en crear superioridad por los costados. Apenas cuatro minutos después de la reanudación, ya se escuchó el primer ¡Uy! En la grada debido a una ocasión de Munir -tuvo muchas oportunidades para marcar-. El ariete finalizó jugada tras un córner y la mandó alta. Poco después, Ben Yedder iba a tener una clarísima en el 52′. El francés, peinó un balón en el primer palo que vino a medio altura tras el saque de una falta y lo paró Pacheco. El punch inicial, volvió a calmarse con el paso de los minutos y el encuentro volvió a ser igual de pesado que en el primer tiempo. Además, el juego se volvió algo duro con alguna que otra entrada fuera de tono por parte del Alavés y ello provocó que el partido se parara en ocasiones.

El partido se llevó veinte minutos sin ocasiones claras por parte de ningún club. Mucho centrocampismo, balón largo, despejes… El Sevilla aguantó el resultado y el Alavés, a pesar de los cambios no se le vio una actitud de querer ir a por el empate. Cuando pareció que todo iba a terminar uno a cero, Gonalons robó un balón en el centro del campo y los de Caparrós aprovecharon las dudas y los espacios en la defensa del Alavés para que Ben Yedder habilitara solo a Sarabia y este hiciera el gol de la sentencia.

Goles

Sarabia dentro del área la puso atrás y Roque Mesa le pegó de primeras para ponerla en la escuadra imposible para Pacheco en el 41′. Ben Yedder recibió de espaldas y con espacios, abrió a la derecha y Sarabia definió ante Pacheco por su palo en el 80′.

Valoración

El encuentro fue bastante pesado para el espectador. Sevilla y Alavés son dos equipos que tienen un estilo definido de juego y que no se caracteriza precisamente por ser muy vistoso. La lectura más importante que se puede sacar del encuentro fue que se lograron los tres puntos y ello hace sumar al Sevilla FC 46 puntos e igualar en unidades al Valencia y quedarse a uno de la Champions.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here