El sábado 9 de enero, Fernando Llorente, delantero sevillista recibirá en su actual casa , el Estadio Ramón Sánchez Pízjuan, al equipo de su debut, el equipo que le vio crecer, que le vio volar. Será una noche de tensión, donde los sentimientos estarán a flor de piel.

Primer partido del año en casa para el Sevilla FC, las ganas de hacerlo bien ahora más que nunca. La victoria en el derbi. Por fín una fuera de casa. Toca seguir sumando y el sábado habrá una oportunidad más, un partido cualquiera para todos, para todos menos para él, Llorente mirará por primera vez al Athletic como rival.

El ex jugador del Athletic, campeón de Europa y del Mundo con España, rompió su vinculación con el club vasco hace apenas tres años para aterrizar en Italia. El próximo sábado más de mil días después luchará contra el equipo en el que militó desde que era alevín.

Debutó en Primera División con el Athletic Club en enero de 2005 de la mano del entonces técnico Ernesto Valverde, quien actualmente es también entrenador del equipo vasco.

Desde que se marchó el riojano solo ha tenido buenas palabras para el club vasco, como ha reiterado en numerosas ocasiones.

«Me siento muy afortunado de poder haber jugado en el Athletic, y de haber estado allí muchos años, llegué allí (a Bilbao) cuando tenía 11 años y me marché cuando ya tenía 28 años, he vivido tantas cosas allí que solo tengo buenos recuerdos».

Será un partido difícil para Fernando, pero vital para el Sevilla, ya que esos tres puntos harían que los de Emery escalansen peldaños en la tabla, superando a los leones, y posicionándose en novena posición a espera del resto de resultados.

Será muy emotivo, por los muchos amigos, por la querida afición, o por los buenos recuerdos, pero aunque el famoso Rey León de San Mamés, esa tarde vestirá de rojiblanco, nada será como antes, pues ahora deberá seguir luchando por convertirse en “el nueve” del club de Nervión.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here