Franco Vázquez pugna con Bale durante el Sevilla - Real Madrid | Imagen: Sevilla FC
Franco Vázquez pugna con Bale durante el Sevilla - Real Madrid | Imagen: Sevilla FC

Se presentó bonita la tarde-noche del penúltimo domingo del mes de septiembre. Tras una brillante victoria en el estreno en Europa ante el Qarabag, el Sevilla de Julen Lopetegui afrontó un duelo de altura ante un Real Madrid que no pasaba por un buen momento. Con una afición entregada, el árbitro señaló el inicio del encuentro, y el conjunto sevillista partía con un 4-3-3 sobre el verde, siendo Luuk de Jong el hombre más adelantado.

Sevilla y Real Madrid, intensidad sin dominio

Comenzó el partido sin un dominador claro, pero con mucho empuje por parte de ambos equipos. Ambos trataron de hacerse con la bola, pero fueron los locales los que lograron dar un paso al frente. Con un De Jong muy activo en tareas tanto ofensivas como defensivas, y Banega llevando el timón del equipo, el balón merodeaba la meta el área merengue, pero no llegaba ninguna ocasión clara. El choque se iba calentando, y ambos conjuntos aplicaron un punto más de agresividad en defensa. La afición encimaba al colegiado, y Lopetegui recibió una amarilla por protestar un duro agarrón de Bale a Reguilón. Tras ello, los blancos metieron una marcha más y dispusieron de dos ocasiones en el área del Sevilla: dos manos a manos para el Real Madrid protagonizados por Hazard y Carvajal, ambos neutralizados por Vaclik. En Nervión fue bien recibido el descanso.

Un desajuste marcó el encuentro

El inicio de la segunda mitad siguió la misma tónica que la primera, ambos conjuntos intentando imponerse en el césped. Las zagas frenaban a los delanteros, y nadie atinaba en los últimos metros. Pero, cuando más animaba la grada y más parecía controlar el combinado andaluz, llegó un gol de Benzema a pase de Carvajal. Silencio en el estadio. Ello no hizo decaer a los nervionenses, que se lanzaron a por el empate, pero el error llegaba en los últimos metros. Los cambios no terminaban de surtir el efecto esperado, y aunque los rojiblancos insistieron, Courtois no se inquietaba en demasía.

Un único gol

0-1, Benzema. Un fallo posicional en la banda izquierda permitió a Carvajal poner un balón certero al francés, que solo tuvo que batir con la testa al guardameta checo del Sevilla para adelantar al Real Madrid en el electrónico.

Faltó velocidad y finalización

La nota positiva del choque entre el Sevilla y el Real Madrid la encontramos en De Jong, que trató de demostrar que vale para la titularidad en este equipo, trabajando en la parcela de ataque y bajando a ayudar en tareas defensivas. Vaclik volvió a ser un cerrojo, y solo dejó entrar el tanto de Benzema, imparable.

No estuvo fino Jordán, que no deslumbró como en otras ocasiones. Similar Ocampos, que no fue del todo incisivo por la banda derecha. Al equipo le faltó un punto de velocidad, necesario para superar muros como el madridista. Los últimos metros fueron un suplicio para los atacantes, que no lograban conectar cerca de la portería rival.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here