Pablo Machín durante el partido ante el Krasnodar | Imagen: Sevilla FC

El entrenador del Sevilla, Pablo Machín, fue capaz de encontrar una solución cuando las lesiones comenzaron a llegar la enfermería de jugadores. Justo cuando peor pintaban las cosas para el conjunto nervionense, el técnico soriano hizo una variación táctica, reforzando el centro del campo y colocando dos puntas en ataque, un movimiento de ajedrez que ha permitido al cuadro hispalense encadenar cuatro victorias seguidas en Liga. Pero ahora, otro problema se le pone encima de la mesa al preparador sevillista, el de integrar al resto de jugadores en un bloque indiscutible que está consiguiendo grandes resultados.

Rotaciones

No solo hay que destacar las victorias, sino también de la forma en la que se producen, con una capacidad goleadora propia de otra época, cuando el fútbol era todavía en blanco y negro. Pero Pablo Machín tiene una nueva adversidad por delante, el de introducir a jugadores menos habituales en ese once. A la vista está que, cuando el técnico sevillista realiza cambios, las prestaciones del equipo disminuyen notablemente. Ya se pudo comprobar en Krasnodar, la pasada semana en el choque de Europa League ante el cuadro ruso. El mismo Sevilla que venía embalado de la Liga, después de ganar al Eibar y golear al Real Madrid, se estrelló en Rusia, mostrando una imagen muy lejos de lo visto en el campeonato doméstico.

Pablo Machín ha dejado claro en repetidas ocasiones su intención de rotar, de dar minutos a todos y de administrar las energías de los jugadores, de manera que lleguen en óptima forma cuando lleguen los partidos importantes de la temporada. Pero, la realidad es que, cuando rota, el equipo se resiente muchísimo y el oxígeno de los cambios se convierte en veneno.

El reto

Machín ha dado con un bloque sólido y ganador, que ha dejado al equipo liderando la clasificación en la jornada ocho, en el segundo parón de las selecciones internacionales. El reto del técnico soriano ahora es que los suplentes rindan a un buen nivel y ese bloque infranqueable no se resienta. Y lo mismo deberá hacer cuando los lesionados se vayan reincorporando poco a poco al equipo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here