El oxígeno de las rotaciones ahogó al Sevilla

El oxígeno de las rotaciones ahogó al Sevilla

Tras las últimas jornadas, Pablo Machín hizo rotaciones ante el Krasnodar para dar descanso a los jugadores titulares en esta jornada europea.

Machín: “Creo que se ha visto lo que quiero este año para el Sevilla”
Faltó puntería para derrotar al Valencia
Machín: “El liderato es meritorio”

El equipo de Nervión venía de varias jornadas en donde el juego y el gol habían sido los principales protagonistas. En la noche de ayer estos dos factores se quedaron también en el banquillo sevillista en las rotaciones. Fueron titulares aquellos jugadores que apenas han disfrutado de tiempo en el césped, pero el resultado no se asemejó en nada a lo que se esperaba. Entraron como novedades Gnagnon por Carriço, Roque Mesa por Franco Vázquez, Nolito por Sarabia y Promes y Muriel por André Silva y Ben Yedder.

Delanteros ineficaces

Promes y Muriel fueron la pareja de delanteros ante el equipo ruso. Ambos dejaron un mal sabor de boca. El colombiano apenas tuvo participación en el juego, si bien es cierto que la primera oportunidad sevillista fue suya, pero a pesar de haber sido el fichaje más caro del club, sigue demostrando que su nivel físico no está a la altura de lo que se le requiere. El holandés aún no ha dado todo lo que se espera de él. Tal vez sea por falta de minutos o por falta de adaptación pero Quincy Promes aún no ha mostrado ser el jugador estrella que se fichó. El sevillismo extrañó de inicio a la dupla goleadora.

Nolito y Roque Mesa tampoco destacaron en el centro del campo. El de Sanlúcar de Barrameda encontró la recompensa a sus ganas de pelear en el campo. Eso sí, a pesar de sus buenas intenciones, sus pérdidas de balones eran frecuentes. Si bien es cierto que la pareja que formaban Mesa y Banega no hizo que el Sevilla pudiera optar a jugar algo más. La garra que siempre refleja el jugador canario, durante el partido brilló por su ausencia. Los creadores de juego en el centro del campo estaban completamente desaparecidos.

Defensa desarticulada

Otra novedad fue Gnagnon en defensa. Las rotaciones hicieron que Sergi Gómez jugase en el lado de Carriço y el francés ocupó la posición del catalán. Las bajas en defensa hacen que las rotaciones sean mucho más analizadas a la hora de elegir el recambio. El joven galo tampoco ha tenido muchas opciones y la imagen que dio ante el Getafe dejó mucho que desear. Ante el Krasnodar su trabajo pasó bastante desapercibido, sin ninguna acción que realmente destacara.

Los cambios en el juego del Sevilla se vieron cuando Pablo Machín puso a jugar a Ben Yedder, Franco Vázquez y André Silva. A pesar de que las sensaciones iban a mejor, el descosido ya se había convertido en roto.





COMMENTS

WORDPRESS: 0