Como cada temporada, salen a la luz las cifras económicas de cada club de fútbol profesional español relacionado con los salarios (así como valor total o derechos televisivos entre otros). Al referirnos al límite salarial, el cual impuso el presidente de la Liga Javier Tebas hace 7 años, hablamos del importe máximo que cada club puede consumir esta presente temporada. El del Sevilla crece cada año.

Los conceptos que se incluyen en el límite de coste de plantilla deportiva inscribible y no inscribible son: salarios fijos y variables, seguridad social, primas colectivas, gastos de adquisición (incluidas comisiones para agentes) y amortizaciones (importe de compra de los jugadores imputado anualmente en función del número de años de contrato del jugador). El límite también comprende el gasto en equipos filiales, en la cantera y otras secciones.

Límite salarial del Sevilla, en aumento

Según los datos facilitados por LaLiga, el Sevilla ha seguido creciendo de la siguiente manera: en la 2014-15 el límite salarial ascendió a 79 millones de euros; después, en la 2015-16, a 105; posteriormente, en la 2016-17, el límite subió hasta los 135, mientras que en la 2017-18 se colocó en los 159. Por último, en la 2018-19, el tope se situó en torno a los 162. Ahora, según la información aportada por La Voz de Galicia, el Sevilla es el 4º club con mayor tope salarial, con un total de 185,1 millones de euros para la actual campaña 2019-20, por detrás de Barcelona (671 millones), Real Madrid (641 millones) y Atlético de Madrid (348 millones). Además, el club nervionense está en el grupo de cinco equipos que más han crecido en este baremo desde que se puso en marcha el tope salarial en la campaña 2013-14.

Como se puede apreciar, la cantidad de dinero que el Sevilla puede emplear en salarios va en aumento cada temporada aunque este verano se haya invertido una cantidad bastante superior a la de otros años en fichajes (158 millones de euros en los 13 jugadores nuevos de Monchi). ¿Y cómo se calcula el límite salarial?, la base es matemática: se restan a los ingresos totales la cantidad reflejada en los gastos que no tienen que ver con la plantilla deportiva. De ahí, sale un tope salarial que, no obstante, cada entidad deportiva puede reducir si considera que no necesitan tanto dinero como el que disponen, de la misma manera que tampoco están obligados a exprimir al máximo el límite establecido si así desean. Además, este tope, tanto al Sevilla como al resto de equipos, ayuda a mantener una estabilidad económica equilibrada y si no se cumpliera, tendría sanciones de diferente grado según el nivel de incumplimiento.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here