El futuro de Morata, en manos de Sarri

El futuro de Morata, en manos de Sarri

El Sevilla tiene al atacante español entre ceja y ceja para reforzar la delantera.

Pablo Machín: ”Volvemos a la realidad, la de currárselo sin flashes”
De la exigencia y la esperanza | por Salmón Palangana
Machín, entre los mejores entrenadores del mundo

Pablo Machín ha pedido un delantero. La cesión de Muriel a la Fiorentina deja dos hombres para dos puestos en la delantera. El hombre que quiere Caparrós está en Londres, en el Chelsea. Morata es la solución para reforzar la nóminas en la zona del gol. El ex del Madrid quiere venir. El Sevilla quiere que venga, pero la cuestión es si el Chelsea también quiere… o más bien, si le viene bien al equipo inglés.

Operación complicada

La operación no es tan fácil como se puede prever. El Chelsea no va a desprenderse tan fácilmente de un futbolista que costó cerca de 80 millones. Esta temporada lleva en veintiún partidos disputados nueve goles. Morata no encaja en el sistema de Sarri, pero la necesidad por la falta de delanteros hace que tenga que jugar si o si. Está aquí el gran problema de la operación. La lesión de Giroud y que el Chelsea no tenga cerrado su sustituto hace que Sarri no de el visto bueno por su fichaje, de momento.

El Sevilla se reunió el día después del encuentro frente al Atlético con Juanma López, su representante. Este, marcha a Londres para negociar su salida al conjunto sevillista. El Sevilla ha realizado la mitad del trabajo, dispuesto a pagar casi un millón de euros por cada mes que esté aquí, ya que su sueldo es bastante elevado (9 millones limpios).

Morata comenzó como un tiro tras la marcha del Real Madrid, con grandes registros goleadores. El madrileño tuvo muchos problemas extra deportivos con lo que su rendimiento bajo en el segundo tramo de la temporada. La llegada de Giroud le hizo ser suplente y no contar con los minutos deseados.

Morata

El madrileño salió de un Madrid en el que no tenía oportunidades. Se marchó a Italia, a la Juventus, y triunfó. El niño mimado de la casa blanca estuvo dos temporadas en Turín, tras sus grandes temporadas en la Juventus, vuelve a Madrid. Morata quería triunfar en el Real Madrid, pero volvió a estar en el banquillo en numerosa ocasiones. Al año siguiente se marchó al Inglaterra, en busca de un nuevo desafío. Llegó al Chelsea de pie, haciendo goles y un gran juego, como en Turín, de la mano de Conte. Pero su bajo rendimiento en la segunda parte de la campaña debido a sus problemas familiares lo relegó al banquillo. El madrileño quiere jugar y brillar, y el club idóneo para ello es el Sevilla FC.

 





COMMENTS

WORDPRESS: 0