El fortín del Sevilla en Copa

El fortín del Sevilla en Copa

Tras esta victoria, se cumplirán más de cinco años sin perder en casa en copa, la última vez frente al Racing.

Mercado y sus opiniones sobre jugar en el Betis, la aspiración a ganar la Europa League, el buen papel del equipo en Liga y Pablo Machín
Machín: “La expulsión nos limitó la remontada”
La reconversión del ‘Mudo’ Vázquez

Tras una sufrida victoria en casa ante un guerrillero Villanovense, el Sevilla certifica el pase a octavos de final. Un global de 1-0 en la eliminatoria y una victoria por la mínima, fueron mérito más que suficiente para que Machín, con notables variaciones en su once habitual, consiguiera clasificar al equipo para la siguiente fase del campeonato. El estadio sevillista siempre fue un seguro de vida para su equipo, aún más en Copa del Rey, pues el Sevilla no pierde en el Sánchez Pizjuán desde 2013.

Malos recuerdos

Históricamente, los partidos de Copa más recordados son aquellos en los que equipos de categorías inferiores consiguen dar la sorpresa y pasar de ronda frente a clubes de primera. Uno de los casos más llamativos fue el ‘alcorconazo’, nombre por el cual se hace referencia al partido en el que el Alcorcón venció por 4-0 al Real Madrid y eliminó al club de la capital de la competición.

Si queremos buscar un símil reciente en contexto sevillista, hemos de remontarnos al 18 de diciembre de 2013 cuando los de Nervión afrontaban una aparente fácil eliminatoria frente al Racing de Santander. Un Sevilla más confiado que confiante se relajó de sobremanera, realidad que aprovecharon los del norte peninsular para eliminar a los hispalenses con un contundente 2-0. Desde entonces 13 victorias y un empate son los resultados que se han dado en el Pizjuán en copa.

Rey de copas

Con cinco Copas del Rey, el equipo blanquirrojo es séptimo equipo español con más trofeos de este tipo. Si algo se le está resistiendo al Sevilla es rematar este tipo de campeonatos en su fase final. El más claro y reciente ejemplo es la final disputada en la última edición de esta competición. Pues tras un impecable campeonato, una final contra el FC Barcelona truncó las intenciones de los sevillistas. Una inexplicable falta de intensidad y actitud para una final de tal calibre, hizo encajar al Sevilla cinco goles, lo que puso en tela de juicio a los organismos internos de la entidad. Finalmente la situación se saldó con un cambio de dirección deportiva y con una inyección de sevillismo en el vestuario. En esta ocasión,un renovado Sevilla espera seguir sirviéndose de su imbatibilidad en casa para seguir avanzando en copa y mantener su gran relación con este campeonato.





COMMENTS

WORDPRESS: 0