La selección de Chile era famosa por su falta de efectividad. Fútbol de calidad, buenos jugadores individuales y mucha fuerza (por supuesto que en Latinoamérica, todas las selecciones le ponen corazón), pero nunca había ganado un título. Hasta que llegó Sampaoli. Su sello fue tal que Chile cambió de entrenador pero no de sistema, estaba tan impregnado que luego de ganar la Copa América, ganó la otra “copa América” (un título inventado pero que ganaron, de nuevo ante Argentina, y de nuevo por penales). La noticia posterior de la “renuncia” de Messi fue tan mediática que logró opacar este análisis, que es muy interesante: Sampaoli selló un método en la selección de Chile que siguió cuando él no estaba. No voy a detenerme en los detalles técnicos de dicho método porque los irán viendo. Pero lo que es conveniente entender es lo siguiente: vamos a sufrir, ganaremos o no, pero el Sevilla va a plantar cara y vamos tener que saber estar ahí, sudando en la tribuna. Escuché decir a un periodista que la evaluación de Samapoli la darán sus resultados, creo que pensar eso es una vergüenza, es una fórmula que repiten en el Real Madrid pero que nuestro club no merece, debemos ser mejores que eso. ¿Qué clase de planteo es? ¿qué valor tiene decir que si gana sirve y si pierde no?

Sampaoli suele dar resultados, y tapa bocas con ellos, pero yo valoraría opiniones que apostaran al nuevo método, arriesgado y diferente. El Sevilla no tiene que demostrar nada, es un gran equipo europeo, manteniéndose allí sería suficiente, pero quizás nos llegó la hora a nosotros, (su hinchada, y a la prensa), de mostrar (y demostrar) si de verdad nos gusta el fútbol, ¿o acaso sólo nos gusta ganar títulos?

Chile salió campeón de América con él, pero no siempre hubo goleadas, ni dominios apabullantes, hubo fútbol, bueno y efectivo.

Recordemos la eliminación de España en Brasil 2014. Chile con Sampaoli sacó del mundial a la Campeona del mundo. Ganaron 2- 0 pero sufrieron mucho. El grave error de la prensa española fue obsesionarse tanto con la derrota de la “Roja” que olvidaron un detalle (que suele dejarse de lado), enfrente hay otro equipo, y que si dicho equipo hace méritos suficientes es capaz de dejar afuera de un mundial a la última campeona. Esa derrota de España era mérito de Chile, pero todo el mundo estaba muy ocupado en tratar de sacar a Del Bosque o en echarle la culpa a Iker (que debería tener calles con su nombre).

A Uruguay le sucedió lo mismo en la Copa América en la que defendía su título (aprovecho para recordar que la “Celeste” tiene 15 copas América, una más que Argentina y siete más que Brasil. Nos jugaron exactamente como debían y nos dejaron afuera. ¿Eran una selección mejor? Por supuesto que no. Al poco tiempo jugamos de nuevo, en el Centenario por las eliminatorias. Uruguay le ganó 3 a 0. Eso también es el efecto Sampaoli. Ser efectivo con tus objetivos no significa ser regulares.

En la Copa América logró anular a Messi marcando a quienes lo ayudan a jugar, buscó el empate y luego ganó en los penales. ¡Salió campeón de América en los penales! El título vale igual, pero ¿se creen que los chilenos no sufrieron? Lo único que hicieron fue sufrir en toda la copa, pero el objetivo, por primera vez en su historia, fue conseguido.

Algo nuevo será escuchar a un Míster que diga lo que piensa en rueda de prensa, eso es muy argentino (miren sino a Simeone), acostúmbrense a escuchar la verdad. “La hinchada tendrá dudas pero yo no”, se puede decir más alto pero no más claro.

No sé cómo saldrá el derbi, ni la liga ni la UEFA, no sé como irá, (es fútbol, de eso se trata su magia, todo puede pasar) pero sé que debemos estar ahí, alentando. Será la hora de los que saben de fútbol, de quienes lo aprecian como deporte. Sufriremos, como frente a la Juve, pero cuando nos vengamos con un empate de Italia y luego les ganemos uno a cero en el nuestro no vale decir que somos los mejores. Hay que decirlo ahora, cuando nos necesitan. El efecto Sampaoli triunfa con un ingrediente que no permite especulación: la convicción. Eso se tiene o se trabaja.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here