La crisis del Sevilla en La Liga es más que palpable. La derrota ante el FC Barcelona en el Sánchez-Pizjuán, pese a las buenas maneras mostradas por el equipo, ha servido para ver como el Getafe CF le arrebataba la codiciada y asequible cuarta plaza de la clasificación. El problema de este Sevilla no ha sido sucumbir ante un estelar Leo Messi en casa, es el triste bagaje que los pupilos de Pablo Machín acumulan en la competición doméstica desde el mes de diciembre.

Dos victorias

Únicamente dos en tres meses. Esos son los números que han causado la caída de un Sevilla FC que ha pasado de ser opción al campeonato a abrir una pelea por una cuarta plaza que tenía bien encauzada. De los últimos doce partidos ligueros, el Sevilla FC sólo ha podido vencer a Girona y Levante en casa. Los otros diez encuentros se dividen en cinco empates y cinco derrotas, tres de ellas ante equipos que sufrían un horrible estado de forma como Athletic Club, Villarreal o Celta de Vigo. Los aficionados sevillistas a modo de `Déjà vu´, ya esperan con preocupación el vital encuentro ante la SD Huesca en El Alcoraz, para comprobar si los suyos llevarán de nuevo el kit desfibrilador para sacar de apuros a un nuevo equipo en posiciones de descenso. La última victoria rojiblanca fue justo hace un mes y suma ya cuatro jornadas consecutivas sin conocerla. La situación del Sevilla sólo puede tomar una senda si realmente quiere cumplir con su objetivo liguero: la senda de la victoria.

Último precedente

Para contemplar una racha similar a la que afronta este Sevilla de Machín en La Liga, tendríamos que lanzar la mirada a la temporada 2012/2013. En aquella temporada, los de Nervión también sumaron únicamente dos victorias en doce partidos y el final de la campaña no es nada halagüeño para los hispalenses. Aquella temporada, el Sevilla FC finalizó La Liga noveno, logrando una polémica clasificación para la Europa League en los despachos. El final todos lo saben, pues el Sevilla acabaría levantado la copa en Turín. Con un último tercio de competición por delante, Machín y los suyos aún están a tiempo de revertir la situación y asaltar de nuevo una cuarta plaza que se antoja vital para marcar los objetivos de la próxima campaña.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here