Encuentro marcado por la necesidad de sumar para ambos conjuntos. El Sevilla FC solo necesitaba un punto para firmar la permanencia, el FC Barcelona necesitaba tres para seguir enganchado a la lucha por el liderato. Este encuentro de la jornada número 29 de la Liga Iberdrola, adelantado por la cita europea del FC Barcelona, prometía intensidad. Pese a que el primer gol del encuentro fue de Lieke Martens para el conjunto local, el conjunto sevillista no bajaría los brazos. Lejos estuvo el conjunto sevillista de aquel que fue amedrentado y goleado por el FC Barcelona la temporada anterior a domicilio. El conjunto sevillista peleó, hizo su juego y tuvo momentos en los que incomodó al ‘todopoderoso’ FC Barcelona.

Gana la definición

Hasta seis goles se vieron en menos de 45 minutos. Lo cierto, es que podrían haber sido más si el Sevilla FC hubiera sido capaz de definir tan bien como el conjunto azulgrana. Las locales lograron marcar con facilidad y contundencia casi todas las ocasiones claras que tuvieron y no es culpa de Noelia Ramos, que hizo lo que pudo ante los grandes disparos culés. Las sevillistas, por su parte, pecaron de perdonar, como ya había pasado en el encuentro ante el Athletic. No obstante, la presión que ejercieron propició que el partido entrara en una dinámica de locura y puso algo nerviosas a las futbolistas del FC Barcelona, que incluso anotaron un gol en propia puerta (Mapi León, minuto 39). Lo cierto, es que Sandra Paños fue la gran culpable de que el Sevilla no hubiera logrado, cuanto menos, igualar el marcador en esta mitad. En el cuadro sevillista, destacan las jugadas de ataque propiciadas por Nagore Calderón, Olga Carmona (quien comenzó enganchada desde el minuto uno) y Nadya Karpova. Fue la rusa, de hecho, la encargada de recortar distancias para las de Cristian Toro.

Falta efectividad

La segunda mitad no fue una en la que el conjunto nervionense diera por perdido el partido, pero las malas definiciones propiciaron que el encuentro se lo llevara el FC Barcelona. La puntería y poder ofensivo azulgrana fue superior al Sevilla FC. Pese a que fueron las de Cristian Toro las que comenzaron teniendo ocasiones claras de gol en esta mitad, no lograron anotar más tantos. En el minuto uno, el gran disparo de Nago se topó con el larguero, varias más tuvieron Nadya Karpova, también Olga Carmona, Toni Payne y Pancha Lara. En esta ocasión, el conjunto azulgrana estuvo mejor plantado defensivamente que en la primera y logró anotar dos goles más, pese a que no fueron demasiadas las ocasiones de las que dispusieron. El fútbol es cosa de goles y el FC Barcelona no perdonó.

Los goles

El 1-0 llegó como un jarro de agua fría para las nervionenses en el minuto 11 de partido. Fue Lieke Martens, en la primera que tuvo el FC Barcelona, la encargada de abrir el marcador mediante un gran disparo imposible para Noelia Ramos. Pese a los muchos intentos sevillistas, el segundo gol del partido también fue para las locales. Oshoala, en la segunda que tuvo el FC Barcelona, logró ganarle la espalda a la central Maite Albarrán colando el esférico en las mallas. También sería la delantera nigeriana la encargada de echar más tierra de por medio en el marcador, el 3-0 llegó cuatro minutos después del segundo (minuto 34). Nadya Karpova logró anotar el 3-1 para recortar distancias en el minuto 35 de partido. Tras mucho intentar y remar, tras un gran protagonismo de Sandra Paños, la rusa le pegó con tal potencia que hizo imposible que la guardameta internacional con España lograra frenarlo. El segundo gol sevillista fue gracias a la enorme presión nervionense, que no desistió en ningún momento. Esta propició el gol en propia puerta del FC Barcelona. Fue la excolchonera Mapi León la encargada de hacer subir el 3-2 al luminoso. Van der Gragt volvió a engrosar el marcador en el minuto 42. El gran remate de la futbolista neerlandesa supuso el 4-2 e hizo que la dinámica de locura siguiera en el terreno de juego.

La segunda mitad tuvo ocasiones, pero no fueron tanto los goles. A las locales no les venía bien esa dinámica de locura que adquirió la primera mitad y buscaron por todos los medios mostrarse más sólidas y contundentes. De ese modo, propiciaron desesperación en cada disparo sevillista, mientras que las azulgranas no titubearon. Dos fueron los goles que subieron al marcador en esta mitad y uno anulado por fuera de juego. Los tres, culés. El 5-2 de Aitana Bonmatí, subió en el minuto 63 y en el 83 Candela Andújar sentenció el partido con el 6-2. Ante su disparo, desde la frontal del área pequeña, poco pudo hacer la cancerbera tinerfeña.

Resultado engañoso

Pese al 6-2 final, el conjunto sevillista dio una muy buena imagen en el Miniestadi. Pocos equipos logran causarle tanto estrés y tanto peligro al FC Barcelona y a domicilio. Las culés no iban a querer tirar la liga, pero se vieron entre las cuerdas sobre todo en los primeros 45 minutos. La efectividad terminó decidiendo un partido en el que el conjunto sevillista no defraudó en su juego. El Sevilla FC no bajó los brazos e intentó ser todo lo regular que se puede, ahora deberán esperar lo que hagan los rivales directos el próximo fin de semana para conocer si salvarán la categoría. En caso de que no pinchen esos rivales, aún queda una jornada más. Ante el Levante deberán sacar mínimamente un empate para estar salvadas.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here