Nueva jornada de Liga en la que el conjunto hispalense tratará de enganchar una buena racha que le permita establecerse con fuerza en los puestos europeos. Una semana muy completa, con dos partidos que dejaron buenos resultados en Nervión pero que también dejan a las claras la necesidad de mejora de este equipo. Especialmente, el encuentro ante el Liverpool dejó la sensación de que, si el Sevilla juega como en la segunda parte, pocos rivales podrán hacerle frente. Y desde luego, van a necesitar esa mentalidad ante un Villarreal que llega en un buen momento, con una plantilla preparada para conseguir grandes logros.

Un bagaje más positivo del que se podría pensar

Desde  el primer ascenso del Villarreal a la máxima categoría, el Sevilla ha disputado catorce partidos de Liga en el Estadio de la Cerámica (anteriormente conocido como El Madrigal). De esos catorce encuentros, cuatro se saldaron con victoria, seis en empate y otros cuatro con derrota. Unos datos notables, más si se tiene en cuenta que grandes equipos como Barcelona o Madrid se han dejado puntos en este estadio que posteriormente les han costado ligas.

Pugna constante por entrar en Liga de Campeones

Tras el parón de selecciones, el encuentro ante el Celta requería de una victoria para alejar fantasmas. Con mucho esfuerzo, el Sevilla conseguía los tres puntos tras remontar el 0-1 inicial. La empresa sería aún más difícil contra el Liverpool. La horrososa primera parte presagiaba un gran desastre que los jugadores lograron paliar con casta y coraje en el segundo tiempo. Con todo ello, el conjunto de Eduardo Berizzo se sitúa quinto en Liga, con 22 puntos, solo uno por encima del Villarreal, mientras que en Liga de Campeones tiene muchas posibilidades para pasar a la siguiente fase.

La situación del Villarreal es parecida. El empate ante el Athletic de Bilbao no terminó de convencer a muchos pero la victoria en Europa League contra el Astana trajo la alegría a la afición amarilla. El submarino amarillo es el perseguidor más cercano del Sevilla, algo de mucho mérito si se tiene en cuenta el gran número de lesionados que posee la plantilla. La clasificación para dieciseisavos de Europa League es un soplo de aire fresco para un equipo que dará pelea hasta el último momento por entrar en Champions.

Muriel y Bacca, las dos caras de la moneda

La llegada de Luís Muriel al Sevilla causó un gran revuelo. Ser el fichaje más caro en la historia sevillista no es moco de pavo y la exigencia es enorme. Parece que, de momento, la presión para el delantero colombiano está siendo complicada. En nueve partidos, solo ha conseguido tres goles. Además, en siete de ellos ha sido titular, repitiendo en los últimos tres encuentros disputados. Cifras que aún tienen mucho margen de mejora.

Este partido para Carlos Bacca es, sin duda alguna, muy especial. Se enfrenta a su ex-equipo, donde consiguió los mayores éxitos en su carrera. Ahora en el Villarreal parece que el colombiano vuelve a sonreír tras una dura etapa en el Milán. Parte de la afición aun le recuerda con nostalgia, lamentándose de que no llegase en el mercado estival. Sin embargo, su rendimiento no es muy diferente al de Muriel.  Doce partidos ha disputado con el conjunto amarillo en los que ha marcado tres goles, siendo titular en nueve de ellos. Números incluso peores que los del delantero sevillista.

Dos entrenadores en busca de grandes logros

Parece que poco a poco Eduardo Berizzo va dando con la tecla. La victoria ante el Celta dejó algunos buenos detalles que fueron potenciados en la segunda parte ante el Liverpool. Más verticalidad junto con mayor intensidad la cual debe mantenerse durante todo el partido. La defensa sigue siendo la parte más débil del conjunto hispalense. Doce goles ha encajado el Sevilla en los doce partidos que ha disputado. Contra la delantera del Villarreal, el técnico argentino debe mejorar esta parcela del equipo.

El rendimiento del conjunto groguet con Calleja al frente es bastante positivo. Diez partidos con cuatro victorias, cinco empates y una derrota. Resultados que le permiten situarse sexto y clasificado para la siguiente fase en Europa. Un ascenso meteórico el del entrenador madrileño ya que solo estuvo seis partidos en el filial del Villarreal antes de ascender al primer equipo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here