Cerró el Sevilla su 2016 en Liga Santander con una tremenda victoria frente al Málaga. Los nervionenses lograron cuatro goles en diez minutos y decidieron el partido en la primera parte. Un doblete de Vietto y goles de Ben Yedder y Vitolo dejaron el partido muy encarrilado para el segundo tiempo. En la segunda parte el Sevilla se relajó y cedió campo al Málaga. En una jugada aislada llegaría la expulsión de Adil Rami que provocaría el gol de Sandro y daría emoción al partido. Aun con diez el Sevilla supo aguantar el resultado creando incluso algunas ocasiones de gol.

Fútbol total

Saltaba el Sevilla al campo con tres bajas sensibles: Mariano, Escudero y Vázquez. Sampaoli les remplazó cambiando el sistema a una defensa de 4 con Sarabia de lateral zurdo y con Iborra apoyando en el doble pivote a N’Zonzi. También apostó Sampaoli por un fútbol más ofensivo con dos puntas y tanto Nasri como Vitolo liberados. Esta predisposición ofensiva dio sus frutos a la mitad de la primera parte. Con ataques fulgurantes por banda y un juego de toque impresionante el Sevilla logró ponerse 4-0 en diez minutos, desplegando un fútbol hasta ahora no visto esta temporada. Cierto es que en la segunda parte y con la expulsión de Rami se bajó el nivel de juego pero es entendible.

Los delanteros se desquitan

El partido de los jugadores de ataque fue impresionante. Tanto Vietto como Ben Yedder se desquitaron tras varias jornadas sin marcar con sendos goles. Con la inminente llegada de un delantero en enero ambos vieron el partido como una oportunidad de reivindicarse y eso hicieron. Otro que sigue en su linea de partidazos es Samir Nasri. El francés volvió a dar un recital de pases y regates en Nervión. A pesar de todos los jugadores que realizaron un buen partido como N’Zonzi, Iborra o Sarabia hay que destacar a Vitolo como el mejor del partido. El canario dio una exhibición de regates, pases y desmarques que ayudó al Sevilla a llevarse una cómoda victoria.

El árbitro y Rami pusieron la emoción

En la segunda parte el arbitro quiso tener el protagonismo. Carlos Clos Gómez tuvo una serie de decisiones polémicas que sin duda hicieron del encuentro mucho más parejo. La expulsión de Rami es tan injusta como absurda. Si bien no existe falta previa, las protestas de Adil Rami de manera exagerada al arbitro sobran en un partido que ya no tenía historia. La expulsión dio vida al Málaga que aunque no lograría dar peligro real de ganar el partido si tuvo más la pelota.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here