La elección de un nuevo entrenador para sustituir a la figura de Joaquín Caparrós ha sido una de las grandes dudas del sevillismo. La continuidad del utrerano al frente de la plantilla o la llegada de un nuevo técnico era uno de los pilares fundamentales de la planificación de la próxima campaña. Así, hace apenas dos días pudimos saber por declaraciones de Monchi que en el viaje a Tanzania tendría lugar la reunión en la que la cuestión quedaría resuelta. En efecto, durante la estancia del Sevilla en el país africano para el duelo de mañana, José Castro y Monchi se han reunido con Caparrós, acordando finalmente la no continuación de éste. Ahora, con el puesto de entrenador vacante, vuelve a sonar con fuerza el nombre de Di Francesco.

Primus inter pares

Eusebio Di Francesco, natural de Pescara, ha sido entrenador de la Roma desde junio de 2017 hasta marzo de este mismo año. La eliminación del equipo capitolino de la Champions League fue la puntilla a un técnico al que los resultados no estaban acompañando a lo largo de la temporada. Pero no solo su condición de libre hace de él la opción principal de Nervión, sino que durante su estancia en Roma coincidió con Monchi, entonces director deportivo de los giallorossi. Así pues, a sabiendas del modo de trabajo propio de Di Francesco, Monchi lo tendría como el predilecto para ocupar el banquillo blanquirrojo.

Aunque la discreción del director deportivo sevillista ha intentado no aventurar contactos con el técnico italiano, parece ser que ya se conocen incluso algunos detalles de la operación. De esta forma, Di Francesco llegaría a la capital andaluza por un periodo de dos años. En lo económico, el salario del pescarés ascendería a cinco o seis millones de euros brutos por temporada, un caché bien definido y que dista sensiblemente del de los entrenadores que lo han precedido a su paso por la entidad nervionense.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here