El Sevilla lo volvió a hacer. Una vez más, se erigió en resucitador y el turno le tocó al Madrid de Solari. Los nervionenses visitaron el Bernabéu para intentar romper la racha sin victorias desde 2008 que acumula en el coliseo merengue. El técnico soriano, incluso, pudo alinear su once de gala. Todos los titulares indiscutibles, pero delante tuvo a un Real Madrid plagado de bajas al que le bastó lo que tiene para superar al equipo de Machín. Los de Nervión solo estuvieron diez minutos dentro del partido, durante la primera parte, y su rendimiento en la segunda mitad fue realmente preocupante. Sin hacer un mínimo por marcar, es imposible ganar. Ambos equipos comenzaron empatados a puntos en la tabla clasificatoria y ahora los madridistas son terceros, tres por encima del Sevilla, cuarto.

Primera parte aburrida

La primera parte fue soporífera. Solo la tensión que mostraban los dos equipos disfrazó como interesante y entretenido un partido lleno de pérdidas, imprecisiones y falta de velocidad en el juego. Eso sí, cada escuadra tuvo su oportunidad y la más clara fue la del Sevilla. Escudero no supo aprovechar, en el minuto 18, el balón que recibió de Ben Yedder. El goleador hizo esta vez de asistente y le dejó solo ante Courtois, tras un contragolpe construido de forma magistral. Antes, en el minuto 5, Vinicius se quedó solo en el área tras pase al hueco de Benzema. El brasileño, escorado hacia la derecha, trató de cruzar el balón, pero Vaclik detuvo sin mayores problemas. Del resto no se pueden destacar más jugadas, salvo, como siempre, la electricidad de Navas, que lo intentó en varias ocasiones por su banda. Los de Machín fueron de menos a más. Sin embargo, cuando tuvieron al Madrid dominado, no mantuvieron la intensidad y el partido volvió a caer en vistosidad y entretenimiento. Un choque fortuito entre Vázquez y Modric en la disputa de un balón aéreo acabó con ambos jugadores sangrando y teniendo que ser atendidos.

Sometidos en el Bernabéu

La segunda mitad comenzó con la insistencia del Sevilla en renunciar a la posesión del cuero. La presión de los de Machín fue meramente testimonial y facilitó que los blancos se volcasen con intensidad sobre la meta de Vaclik. Tan solo la suerte impidió en los primeros minutos que el Real Madrid no abriera el marcador. Disparos de Modric, dio en el palo, Vinicius, Benzema o Carvajal se estamparon contra los defensas del Sevilla. En el minuto 65, Dani Ceballos realizó un magistral lanzamiento contra la meta sevillista y el esférico golpeó el larguero y salió fuera. El sufrimiento del equipo de Machín alcanzaba el clímax y el técnico comenzó a introducir cambios para refrescar su equipo.

El Sevilla siguió contra las cuerdas y recibiendo ocasiones que el Real Madrid no conseguía materializar hasta que en el minuto 78, se acabó la suerte del Sevilla y el equipo merengue hizo el primero. Tras el gol, el Sevilla no tuvo capacidad de reacción. La falta de energía en el equipo nervionense dejó a los de Machín a merced del acierto del Madrid, que en la segunda parte tampoco supo volver a acertar contra la puerta de Vaclik hasta el descuento, con el gol de Modric.

Zambombazo

En el minuto 78, Casemiro recogió el esférico en zona de tres cuartos y encaró la portería del Sevilla. El brasileño decidió lanzar directo a puerta a pesar de la distancia y el zurriagazo que soltó el 14 madridista se marchó a la escuadra de forma imparable para Vaclik. El segundo tanto llegó en el minuto 93. Modric presionó el saque de una falta y robó el cuero, se fue absolutamente solo hacia la meta hispalense y marcó su gol sin problemas.

El Sevilla jugó un partido nefasto. Sin presión, sin intensidad y sin ideas. El Mudo hizo un partido infame, pero el resto del equipo no le anduvo a la zaga. Solo Vaclik estuvo acertado y al portero no se le pudo poner un pero a su actuación. Sin tiempo a reaccionar, ahora toca recibir la visita del todopoderoso FC Barcelona en la ida de los cuartos de Copa del Rey, justo cuando el Sevilla más oxígeno necesita.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here