Kjaer disputa un balón durante el partido ante el Alavés | Imagen: La Liga

El Sevilla viajó a Vitoria para encarar el primero de los dos partidos consecutivos fuera de casa que disputará esta semana. En el once titular, Roque Mesa salió desde el inicio en detrimento de Sarabia para apoyar a un Banega que pide un descanso a gritos. Los de Machín salieron ante el Alavés defendiendo el liderato y sabiendo que el Barcelona acababa de ganar su partido y que solo un triunfo en tierras vascas serviría para seguir comandando la Liga Santander. Sin embargo, el Sevilla no fue en ningún momento el líder sólido que esperaban sus aficionados, no estuvo en ningún momento a la altura de un equipo que lucha por un título liguero y no tuvo la oportunidad de llevarse los tres puntos. 

Partido incómodo

La primera parte comenzó  y finalizó con dominio blanquiazul, pero el Sevilla ganó terreno poco a poco y fue haciéndose con el balón hasta la llegada del gol, que le dejó KO. Ambos equipos se emplearon al máximo y las interrupciones fueron las protagonistas desde el primer minuto de un partido muy físico e intenso. La primera clara fue de Duarte para el Alavés, que en el minuto 33 disparó desde media distancia obligando a Vaclik a realizar una estirada por bajo y despejar el esférico. Un minuto después, la tuvo Ben Yedder para hacer el primero para el Sevilla. Tras una buena combinación con André Silva, el francotunecino encontró vía libre para avanzar hacia la portería vitoriana, pero su disparo ante la salida de Pacheco se marchó rozando el palo largo. Tras el gol, varias jugadas rondando ambas porterías, pero sin peligro real de gol en ninguna de ellas. Justo al cumplirse el minuto 45, el trencilla Sánchez Martínez pitó el final del primer tiempo. El árbitro no añadió nada a pesar de varias tarjetas mostradas y el tiempo perdido en la consulta del videoarbitraje en el gol del Alavés.

Reacción insuficiente

La segunda parte siguió la tónica de la primera, pero el Sevilla mostró cierta capacidad de reacción tras los cambios y pudo cambiar el signo del partido. Machín quitó a Roque en el descanso, ante la previsión de que viera una segunda amarilla y el francés hizo un partido aseado en defensa, pero los cambios decisivos fueron los de Promes y Sarabia, que dejaron su huella en el juego del Sevilla en Álava. El holandés entró por Mercado, que sufrió mucho ante Jony en banda derecha. Él tuvo el gol del empate en sus botas al poco de entrar. En el minuto 63 controló y remató un balón de Banega dentro del área, pero su disparo se fue al lateral de la red. De nuevo en el minuto 65, nació otra jugada de peligro de sus botas. Robó el balón y se la dio a Ben Yedder, quien con un pase desde la luna del área dejó solo al Mudo ante Pacheco. El portero del Alavés hizo un paradón ante el disparo de Vázquez y desvió a córner una gran ocasión del Sevilla. El gol hispalense solo se encargó de constatar en el marcador la reacción hispalense, pero no pudo hacer más que empatar el encuentro, a pesar de contar con alguna que otra ocasión más para marcar el segundo.

Un gol por equipo

En el minuto 37, Calleri consiguió alcanzar la línea de fondo tras robar en la salida de balón del Sevilla. El argentino partía en posición de fuera de juego, pero ni el árbitro ni el VAR estimaron ilegal su posición. El delantero alavesista la puso rasa junto a la línea de cal y Jony remató en boca de gol, consiguiendo así inaugurar el electrónico.

En el minuto 78 llegó el primer gol del Sevilla. Sarabia recibió un balón del Mudo en la banda derecha. El madrileño se preparó y centró el cuero al primer palo, donde lo recibió Ben Yedder y remató al primer toque, alojando el esférico en el fondo de la portería vitoriana.

A un punto

Con este resultado, Sevilla y Alavés quedan por detrás del Barcelona en la tabla. Los nervionenses son segundos, a un punto del equipo culé. El Sevilla no se sintió cómodo en ningún momento y el Alavés le planteó un partido muy físico y trabado. Lo peor del Sevilla en Vitoria fue el bajo rendimiento de Mercado, Vázquez o Banega, quien sigue acusando el cansancio. Lo mejor, el revulsivo que significaron las entradas de Promes y Sarabia en el terreno de juego y que los de Machín consiguieron salvar un punto del enfrentamiento en tierras vascas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.