La plantilla sevillista se incorporará al trabajo el próximo miércoles. El Sevilla afronta un mes difícil y a la vez ilusionante en el que vuelve a rodar el balón en su competición fetiche, la Europa League. Machín y los suyos, en una semana en la que tras mucho tiempo no hay partido intersemanal, preparan el importante partido frente al Eibar del próximo domingo. Además, miran de reojo a la ida de los dieciseisavos de final de la Europa League frente a la Lazio.

Unidad B

El Sevilla necesita de todos para afrontar lo que resta de temporada. Poco a poco el Sevilla va recuperando efectivos, tanto lesionados como quienes no contaban tanto. Munir, Navas y Gnagnon ya están tocando balón. La vuelta de Gonalons cada vez es más próxima. Pablo Machín podrá contar con casi todos sus futbolistas, excepto Nolito, y tendrá un verdadero quebradero de cabeza para hacer un equipo titular.

La temporada está siendo muy larga, ya que comenzó aquel 27 de julio en Ramón Sánchez Pizjuán frente al Ujpest. El Sevilla debe seguir ilusionando a su afición en todas las dos competiciones en las que aun compite. Por ello, la plantilla sevillista se conjura con el fin de poder revertir la situación fuera de casa, ya que no encuentra su mejor versión y no gana en liga desde, precisamente, el Eibar, rival de esta jornada liguera, el pasado 29 de septiembre.

Mes ilusionante

El Sevilla, a pesar de haber empezado el mes con una derrota dolorosa, afronta un mes que siempre gusta en Nervión. La Europa League arranca el próximo 14 de febrero en Roma. Una eliminatoria frente a uno de los cocos de la competición, la Lazio. La plantilla debe estar concienciada de la importancia que tiene esta competición para la afición sevillista. Pablo Machín y los suyos debe planificar y encarar de la mejor manera, con la implicación de toda la plantilla, el final de temporada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here