Con personalidad, pero insuficiente

Con personalidad, pero insuficiente

Una gran primera parte no bastó para adelantarse en el marcador.

Las aventuras de Juan Macana, mucho más que un palangana | Episodio 3
Banega: “Necesitábamos estas dos victorias”
Lucía Ramírez: “Tenemos que ganar el derbi y sacar los tres puntos como sea”

El día de Reyes fue duro para el Sevilla. Se disputaba el derbi sevillano y fue el Betis quien se llevó los tres puntos en un loco y emocionante partido. Pese a que el equipo de Montella empató en dos ocasiones y pudo ponerse por delante, fueron los de La Palmera quienes acabaron golpeando. Hasta cinco veces tuvo que recoger Sergio Rico el balón de la portería. Un partido que sirvió para apreciar cambios respecto a Berizzo pero también para evidenciar errores. El Sevilla denotó una personalidad distinta pero que fue insuficiente para ganar.

Dos mitades bien distintas

Fabián hizo el primer tanto antes de que el marcador llegase al primer minutos. El Sevilla no perdió la cabeza y jugó con calma. Embotelló y encerró al Real Betis en la primera mitad. Con el control del balón, dominó, creó y dispuso de ocasiones, pero también encajó dos tantos. Una primera parte muy buena y vistosa cuyo único premio fue el empate.

En la segunda mitad, el Sevilla bajó la intensidad. Lo visto en el primer tiempo se esfumó y perdió el dominio del partido. El Betis respondió y los nervionenses no tuvieron tanta claridad como en la primera mitad. Un cambio de actitud que ayudó a decantar el partido. Pudo empatar a cuatro pero el larguero repelió un cabezazo de N’Zonzi.

Banega y Escudero, superiores

Fueron los dos mejores del encuentro. Lideraron al Sevilla y llevaron el peso del juego nervionense. El argentino actuó con mucha libertad en la medular. Construía, filtraba balones y se desempeñó en labores defensivas. Banega firmó una de sus mejores actuaciones esta temporada. Como de costumbre, fue el dueño de casi todos los balones parados y fue un peligro constante para el Betis. Pese a su intención, no pudo guiar al Sevilla hasta el final del camino.

Sergio Escudero ejerció de capitán. El vallisoletano fue incansable durante el partido y solo en el último tanto, en el descuento, perdió una disputa. Dio la primera asistencia de los goles sevillistas y se mostró muy activo en ataque. Aportó una constante superioridad en el carril zurdo y fue un puñal para Barragán y Francis cuando entró. Al igual que el argentino, su nivel estuvo por encima del resto del equipo.

La defensa

La zaga del Sevilla vivió una noche de luces y sombras. Curiosamente, Kjaer y Lenglet hicieron goles, pero en el trabajo defensivo aparecen las taras. En la primera parte contuvieron a Sergio León. El delantero bético no pudo ganar ningún duelo aéreo y la solidez defensiva parecía solucionada, pero la segunda parte no fue así. Ambos zagueros dejaron muchos huecos en la defensa que aprovechó el cuadro verdiblanco. La tarea ofensiva de Corchia y Escudero también influyó, pues tanto Kjaer como Lenglet se vieron superados en varias fases del partido. Vincenzo Montella tiene trabajo por delante.

Los desaparecidos

En la cita del derbi también hubo futbolistas cuya participación pasó desapercibida. Franco Vázquez apenas intervino en el juego. Dio la asistencia en el segundo gol nervionense al cabecear un centro desde la derecha. El argentino tenía que dar superioridad en la línea de creación pero poca relevancia tuvo. Ben Yedder tampoco tuvo su noche. Pese a hacer el primer gol, los balones apenas le llegaron y su participación se resume en el 1-1. En la portería, Sergio Rico no tuvo su noche. Encajó cinco goles y no fue el portero que días antes fue crucial en Cádiz. Asimismo, los cambios tampoco surtieron efecto. Ni Correa ni Muriel dieron aire fresco al Sevilla y Sarabia no dispuso de suficiente tiempo para tornar la situación.

Estudiante de periodismo en la US.
Fútbol en la tinta del bolígrafo.

COMMENTS

WORDPRESS: 0