Tras el batacazo en LaLiga la pasada temporada, en la que tuvo que sudar para obtener el billete a Europa a través de la séptima plaza, y después de tres años consecutivos jugando la Champions League, el Sevilla no renuncia este año a volver a la máxima competición continental. Sin embargo, a la vista de los fichajes que han llegado a Nervión y, sobre todo, cómo se han reforzado otros equipos, esa competencia por la cuarta plaza se complica y mucho.

En las últimas temporadas, el Sevilla ha luchado por los puestos de Liga de Campeones con el Atlético de Madrid, especialmente, además de otros equipos como Valencia y Villarreal. La campaña pasada, bajó el listón y este año, el cuadro hispalense deberá conformarse con jugar la Europa League, competición en la que aún tiene que certificar su clasificación.

Atlético y Valencia, muy lejos

En teoría, la idea del club nervionense es pelear de nuevo por la cuarta plaza, pero esa meta se antoja demasiado complicada, viendo cómo se han reforzado sus principales rivales. La distancia con el Atlético de Madrid ha aumentado considerablemente, tanto que, incluso, el cuadro rojiblanco se ha acercado al Real Madrid y Barcelona, con fichajes millonarios como el francés Thomas Lemar y otros menos glamurosos, pero muy importantes, como Rodri, Gelson Martins o Santiago Arias.

Por otro lado, el Valencia también ha adelantado al Sevilla y, a priori, se ha distanciado bastante con fichajes como Daniel Wass, por quien se interesó mucho también el equipo hispalense, por no hablar de los traspasos recién confirmados para reforzar el ataque valencianista, el ex sevillista Kevin Gameiro y el anhelado Michy Batshuayi. Tanto Atlético de Madrid como Valencia, cuentan con una delantera mucho más potente que el Sevilla, pese a la llegada de André Silva, cedido del Milan.

Villarreal y Betis, serias amenazas

Además de estos dos equipos, otras amenazas planean sobre el cielo nervionense, como son el Villarreal o el Betis. Ambos equipos también se han reforzado muy bien, especialmente, el conjunto castellonense, con dos interesantes delanteros, Gerard Moreno y el camerunés Toko Ekambi. En cuanto al cuadro heliopolitano, hay que subrayar la llegada de varios jugadores a coste cero, como Canales o el japonés Inui, uno de los jugadores más destacados de LaLiga la temporada pasada, así como apuestas interesantes, como el portugués William Carvalho en la medular.

Aparentemente, el Sevilla se ha reforzado bien en defensa, con los fichajes de Joris Gnagnon y Sergi Gómez, más Amadou, que ya ha demostrado grandes cualidades para desenvolverse fenomenalmente en el centro del campo y en el eje de la zaga. En las bandas, ha sumado la chispa de Aleix Vidal, que se une a jugadores importantes en esa zona, como son Jesús Navas y Sergio Escudero y la todavía incógnita de Arana. El centro del campo, parece resuelto como el propio Amadou para hacer el trabajo sucio, Roque Mesa, Banega y Mudo Vázquez para aportar una dosis extra de calidad.

El gol, asunto pendiente

En cambio, a falta de más jugadores, el ataque del Sevilla parece inferior al de sus rivales, sobre todo, Valencia y Atlético de Madrid, pese a la llegada de André Silva. Tanto es así que la falta de gol volvió a preocupar al sevillismo en el pasado partido de ida de la eliminatoria de la Europa League, ante el Žalgiris, y ayer mismo, ante el Barcelona en la final de la Supercopa.

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here