El Sevilla FC pasó a la final de la Copa del Rey en un partido marcado por la lluvia intensa. Iago Aspas marcó los dos primeros tantos del partido para el conjunto celtiña, que posteriormente serían igualados con goles de Banega y Konoplyanka. N’Zonzi fue amonestado y se perderá la final ante el FC Barcelona.

El partido fue de película, eso sí, una comedia, porque el estado del terreno de juego fue de chiste. El balón circulaba por el campo lo justo y necesario, gran cantidad de pases a mitad de camino. El Celta salió a luchar por los suyos en un escenario idílico para remontar el 4-0 de la ida, pero enfrente estaba el Sevilla, que no iba a dejar escapar este tren. Unai sacó un once competitivo y no se encerró atrás, prefirió abrir al equipo y darle movilidad al juego. El guión del técnico sevillista fue claro: luchar el partido como si de una batalla persa se tratara, aunque posteriormente se vio una básica comedia sin argumento. Los locales, sin embargo, si cumplieron su papel como actores revelación, salieron a luchar sin nada que perder y así se lo hizo sentir su afición.

El Celta comenzó con el cuero en su poder, quisieron dirigir un film épico y así se lo hicieron saber a los hispalenses. Sin embargo, a pesar del dominio celtiña, la primera ocasión la tuvo Krohn-Dehli, mandando un balón al lateral de la red. El Sevilla estaba muy ordenado atrás y no permitió que los celestes se acercaran a los dominios de Sergio Rico, uno de los actores principales de esta gran noche. Ambos equipos se hallaban en un constante tira y afloja, hasta que llegó el primer susto para los sevillistas. Guidetti se colocó solo ante Rico, pero afortunadamente para los rojiblancos, la jugada se invalidó por fuera de juego. Posteriormente, el guardameta sevillano atrapó un centro chut de Aspas, otro actor de renombre en el partido. El Celta poco a poco iba causando más peligro al Sevilla, hasta que llegó el gol de los gallegos. En la ida no pudo ser, pero en la vuelta Iago Aspas no dudó en recordar la ley del ex. En el minuto 35 el Celta iba ganando, se vaticinaba un partido emocionante. Hasta el término de los primeros 45 minutos hubo tiempo de varias ocasiones más. Los sevillistas Iborra y Rami, cabecearon alto en dos centros. Al Sevilla le iba a tocar sufrir.

Segunda parte de infarto

Al comenzar la segunda mitad, Sergio Rico ejerció de cuerpo presente en la portería sevillista. Un cuerpo presente que a falta de no moverse, cometió una serie de errores de patio de colegio. En la primera jugada de la reanudación salvó el segundo gol del Celta con ayuda divina, se encontró el balón y gracias a eso lo despejó. Al minuto de esa acción y bajo la intensa lluvia de Vigo, el cancerbero sevillista se sintió como Gene Kelly en Singin’ in the Rain. El canterano del Sevilla salió a por uvas en una acción que casi le cuesta el segundo gol en contra a su equipo. No pasaron ni cinco minutos cuando Rico despejaba un mal balón y dejaba el gol en bandeja a Iago Aspas, que marcó por partida doble a su ex equipo. El Celta comenzaba a creer más que nunca en la remontada, pero dos minutos después, Banega acabó con el sueño vigués. El argentino marcó un gol que otorgaba la tranquilidad al Sevilla, ya que los gallegos necesitaban 4 goles para clasificarse.

Sergio Rico no dejó de ser protagonista, pues en una estrepitosa salida cometió penalti sobre Guidetti. Amarilla para el cancerbero y debió darle las gracias a Martínez Munuera de no haber recibido la roja directa. El sueco se encargó de lanzar el penalti, que por suerte para los hispalenses, rebotó en la madera. Después de esta acción, se vio claramente como el Celta perdió la esperanza, aunque siguió peleando hasta el final.

A partir de ese momento, el encuentro se dislocó. Abundó la imprecisión en el terreno de juego, pues el cuero no circulaba por el verde. Parece que Rico despertó y, a diez minutos del final, sacó una gran parada a Orellana. En la siguiente jugada, Rubén evitó el gol de Vitolo, pero no pudo evitar el empate a tres minutos del final. Konoplyanka mandó el balón al fondo de la red y empató el encuentro.

Una auténtica batalla campal, un thriller no apto para cardíacos, en el que el Sevilla acabó con el suspense a base de oficio y logró despertar de esa Pesadilla Antes de la Final.


FICHA TÉCNICA

Celta (2): Rubén; Wass (Jonny, min. 65), Hugo Mallo, Sergi Gómez, Planas; Chelo Díaz (Radoja, min. 68), Tucu Hernández, Orellana; Iago Aspas, Guidetti (Señé, min. 72) y Bongonda.

Sevilla (2): Sergio Rico; Coke, Rami, Kolo, Escudero; Carriço (Cristóforo, min. 63), Iborra (N’Zonzi, min. 55); Vitolo, Banega (Konoplyanka, min. 72), Krohn Dehli y Gameiro.

Goles: Iago Aspas (mins. 35 y 54), Banega (min. 57) y Konoplyanka (min. 87).

Incidencias: Vuelta de la semifinal de Copa del Rey disputada en Balaídos.

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here