Tras acabar el derbi lo primero que hiciste, nada más verme, fue decirme (bastante mosqueado) «Escríbeme otra cartita, vecino. Escríbeme sobre el robo del partido a mi equipo». Como veo que después de tantos días sigues dando la murga con lo del robo y sigues sin dejarme decir dos frases sin interrumpirme o cambiar de tema, aquí te escribo tu carta, amigo mío, para poder «hablar» sin que me interrumpas ni te vayas por los Cerros de Úbeda.

Querido Paco,

Amigo mío, hay veces que no te entiendo, de verdad y mira que intento ponerme en tu lugar, pero no hay manera. Ha pasado un tiempo prudencial desde el derbi de hace unas semanas y sigues erre que erre. Los 90 minutos del partido, más el pertinente descuento, solo tienen un resumen para ti: robo a tu equipo. No tengo forma humana de poder tener una conversación contigo, sobre ese partido, sin que me interrumpas.

Sí Paco, es cierto que la jugada del gol del equipo de tus amores fue legal, pero la última parte de la jugada, no la jugada entera. A ver si me explico. Alex Alegría estaba en fuera de juego cuando hace la pared con Joaquín y tú sigues diciendo que no, aunque te haya enseñado la imagen ¿Por qué te cierras en banda amigo? Lo que ven tus ojos tendría que ser más que suficiente para analizar la jugada, pero la bufanda te impide reconocerlo amigo. No te entiendo vecino, te enseño el vídeo, te lo paro cuando el jugador de tu equipo recibe el balón adelantado y tu única respuesta es: «No lo pares, no lo pares, dale para delante que es un golazo». Si eso yo no te lo discuto, la jugada fue bonita, fantástica, maravillosa, increíble, única… y todo lo que tú quieras, pero Alex Alegría recibe en fuera de juego y ahí se acaba todo.

Tampoco quieres reconocer que la patada en la cara a Vietto fue muy peligrosa. Levantar el pie a esa altura y golpear al rival en la cara no es una jugada normal en un partido, amigo mio y no puedes decirme lo contrario. Bueno, realmente me dices lo contrario siempre que hablas de esa jugada puntual y sabes que lo único que puedo hacer es sonreír porque tienes mucho arte. Lo que pasa es que si la bota impacta dos centímetros más arriba en la cara de Vietto lo mismo las noticias nacionales hubieran sido: «Vietto pierde un ojo tras una dura entrada en el derbi». Vecino, defender a tu equipo es muy loable, pero hacerlo a toda costa, contra viento y marea, sin usar el sentido común…no lo veo bien.

Oye, Paco, que te hablo con el corazón en la mano y lo sabes. Me gusta analizar las cosas y luego opinar. Para mi, lo que mis ojos vieron, hubo dos claros penaltis a favor de mi equipo que no se señalaron. Hemos visto juntos como los defensas de tu equipo no es que agarraran a Iborra y a Mercado, es que se abrazaban a ellos impidiéndoles rematar. ¿Cómo puedes decirme que esas jugadas las hay en todos los partidos?  Curiosamente, en el derbi, vecino, solo se produjeron en el área de tu equipo. Además, amigo mío, si ese tipo de penalti tan claro se produjeran mil veces en un partido (que tan claros no suele haber tantos) hay que pitar mil penaltis, por la sencilla razón de que lo son.

Amigo mío, estoy convencido de que sabes que el único equipo perjudicado por el árbitro, en decisiones importantes, fue el mío y no el tuyo. Como bien sabes espero que acabéis lo más arriba posible y si jugáis competición europea mejor. Pero, aunque soy consciente de que te resulta difícil, intenta ver lo blanco, blanco y lo negro, negro.

Un abrazo, Paco.

PD: Dice mi mujer que mañana hace el salmorejo que tanto te gusta. Pásate para llevarte un poco y nos tomamos unas cervezas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here