Carta abierta a Sergio Ramos

Carta abierta a Sergio Ramos

Caparrós: “Tenemos que hacer un partido muy exigente con el Madrid”
Marcucci: “La intención del equipo es salir a ganar”
Los puestos Champions

Querido Sergio

No me conoces del todo, pero me intuyes. Soy un simple aficionado del Sevilla. Te dará igual, piensa que soy un personaje de ficción que se cree “mucho más que un palangana”, un vecino tuyo cualquiera, o alguien que te vio jugar y detectó esa magia que creo que tienes. Para que me ubiques, soy al que le pides disculpas luego de meternos un gol. Eso es lo que siento, que me pides disculpas porque, como suele pasar cuando uno las pide, sabes que me haces daño. Te escribo esta carta, y a la vez se la escribo a todo el sevillismo para proponerte algo.  Acabo de escuchar el “editorial” de un periodista del Madrid donde justificaba tu actitud con nuestro equipo. Es similar al del último partido donde dijo “Ramos no actuó con la cabeza, actuó con el corazón”. En cambio yo creo lo contrario, has tenido mucho tiempo de reflexionar sobre cómo actuar pero, como demuestra ese editorial y otros similares, te está aconsejando gente que no nos quieren, y permíteme decírtelo, tampoco te quiere… Un paréntesis, mira los comentarios cuando casi te vas del Madrid y se dudaba de tu compromiso. Es así, nunca nadie te va a  querer como en tu casa. El caso es que por primera vez, ayer también te pité. Porque hemos generado un espiral que ya no recordamos como empezó. Un pequeño niño que estaba a mi lado vio a un jugador obsesionado con marcarnos, con dejarnos fuera de Europa, en un partido clave para nosotros e inocuo para tu equipo actual. ¿Crees que no entiendo que un profesional debe hacer su trabajo? Pero a la vez ¿no tienes ya los suficientes partidos encima como para saber hacerlo sin comportarse así? Seguro lo has hablado con mucha gente, que te conoce y te quiere. Yo no te conozco, pero me hiciste tan feliz con la selección que tampoco puedo sumarme a los que no te reconocen como un jugador clave para “nuestro equipo”, el que nos representa ante el mundo, y del cual eres pieza fundamental. Pero en fin, de nada serviría revolver el pasado y buscar el momento en que esto llegó a este punto. Como comprenderás para ese niño, por ejemplo, lo único que sabe es que hay un jugador del Madrid que parece tenernos especial obsesión. No te voy a dar el golpe bajo de señalar a otros jugadores que se han ido y son aplaudidos, una vez te escuché decir que no entendías como hacían eso con algunos que no eran de aquí. Venga, Sergio. Tu eres de aquí, seguro que si lo entiendes. Te voy a poner un ejemplo cercano, no debe haber un jugador más amado y odiado como tu compañero CR7. Mira el video de su gol de chilena en Champions. Los italianos lo aplauden y el reconoce el gesto. El fútbol –ahora- es de pequeños gestos. Tampoco de voy a hablar del karma, de los goles en contra y los penales fallados, yo tampoco creo mucho pero confesemos que es tentador pensarlo. Ahora juntemos todo (no te quiero hacer perder tiempo, imagino que tienes que entrenar para tu final). Como te dije, voy a hacerte una propuesta. Ojalá pudiera prometerte que no te van a pitar, puedo, como mucho, asegurarte que yo no lo haré más, que ya está bien. Tristemente, como sabes bien por la afición que hoy tienes atrás, no siempre se comportan correctamente y para peor, la prensa y los directivos han instalado la idiotez de que “la grada siempre tiene la razón”, sabemos que no es así, la grada se equivoca mucho. Te pondría mil ejemplos pero te doy sólo uno: ¿alguien puede decir que Iker Casillas merecía ese trato de su afición? Pero volvamos al punto importante, yo no te voy a pitar más. Entiendo que tú no puedas siquiera pensar en no ganarnos, pero te pido pequeños gestos, si de verdad eres lo que dices, un sevillista herido, te propongo eso, que des el paso de la grandeza. Mi paso será anónimo, quizás imperceptible para ti, pero te aseguro que la prensa de Madrid disfruta tanto de esta situación, le viene tan bien para estigmatizarnos aún más, que yo, y los que pensamos como yo, nos vemos marginados. Tu sabes hacerlo, pequeños gestos, por encima de los pitos. Y si por lo que sea, ni la cabeza, ni el corazón, te dice cómo actuar, te doy una idea: nunca jamás me vuelvas a pedir disculpas, haz lo que quieras pero no me pongas en esa situación, nos humilla a ambos y a ellos les divierte, les da minutos de tv que no merecemos, ni tú, ni nosotros. Si tu necesidad de ganarnos es fruto de la pasión, quizás sea porque quien ama mucho también odia mucho. Somos así, somos andaluces, somos pasión. Pero eso lo entendemos nosotros. Así como entendemos que si no lo arreglamos en casa, esto no lo arregla nadie.

Suerte en la final y, sobre todo, estamos contigo en el Mundial (a por ellos)

Juan Macana, mucho más que un palangana.


35000on

Escritor y dramaturgo nacido en Montevideo y radicado en Sevilla
“El Derbi Final”
“Estuario”
“Cómo desactivar a un hombre bomba”, son algunas de sus obras
Conduce el programa “Diálogos Comanches” en Neo Fm 90.4

COMMENTS

WORDPRESS: 0