Desde el verano al mercado de invierno, las cesiones realizadas por la dirección deportiva, dirigida entonces por Joaquín Caparrós, siguen su curso. Del primer equipo, tres cedidos buscan minutos en sus nuevos destinos. En la meta Sergio Rico, en defensa Sébastien Corchia y en la delantera Luis Muriel. En el caso de la cantera sevillista, Alburjania, Cristian González, Mariano Konyk, Felipe Carballo, Alejandro Pozo, Carlos Fernández y Marc Gual.

Mejor rendimiento

En el caso del delantero cafetero Luis Muriel, la cesión realizada en el mes de enero ha sacado la versión más goleadora. En su vuelta a la Serie A, en este caso con la camiseta de la Fiorentina, ha disputado doce partidos, con ocho goles anotados y dos asistencias. Sus datos son mucho más esperanzadores que los conseguidos en el Sevilla FC, donde en sesenta y cinco partidos anotó tan solo doce goles y ofreció ocho asistencias.

Los peores

En el caso de las otras dos cesiones, Sébastien Corchia y Sergio Rico, su rendimiento no está siendo como se esperaba. El meta de Montequinto aterrizó en Inglaterra en verano para iniciar su aventura en la Premier con el Fulham. A pesar de ser titular habitual, sus errores en la meta han sido muy sonados y las estadísticas también dejan ver su mala racha. En veinticinco partidos disputados con su actual club, en solo tres de ellos dejó la portería a cero y ha encajado cuarenta y ocho tantos.

Desde Portugal, el caso de Corchia tampoco da esperanzas. El lateral derecho ha disputado solo siete partidos desde el verano con el Benfica. Apenas supera los quinientos minutos con la elástica de conjunto luso. Desde su llegada, su continuidad se vio truncada por las lesiones.

Sevilla Atlético

Tres jugadores del filial sevillista acabaron como cedidos en la Segunda División, Pozo en el Granada, Carlos Fernández en el Deportivo de La Coruña y Marc Gual en el Zaragoza. En el caso de Alejandro Pozo su participación con el club nazarí ha sido en veinticinco partidos, en los que ha anotado cuatro dianas y ofrecido una asistencia. En Galicia, el delantero Carlos Fernández parecía haber encontrado su versión más goleadora en las filas deportivistas. Ha disputado dieciséis partidos, marcando siete goles. Sin embargo, desde diciembre no levanta cabeza. Las lesiones vuelven a cruzarse en su camino y una dolencia en el bíceps femoral le ha hecho recaer en varias ocasiones. Por último, Marc Gual no ha encontrado su sitio en el equipo maño. No cuenta con la confianza de Víctor Fernández y solo ha marcado dos goles en veintidós encuentros.

En una categoría inferior, en Segunda B, se encuentra Mariano Konyk, cedido a finales de enero. Solo ha disputado dos encuentros y una lesión del menisco externo, del que ha tenido que ser operado, le ha apartado recientemente de los terrenos de juego. Sin embargo, la cara opuesta es Felipe Carballo, quien volvió a su club de origen, el Nacional de Montevideo, donde se encuentra teniendo minutos en la Primera División uruguaya, con cuatro titularidades.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here