Diez camisetas míticas de la historia del Sevilla

Diez camisetas míticas de la historia del Sevilla

Repaso a algunas de las elásticas que han marcado el devenir del equipo nervionense, desde las primeras del siglo XX hasta las de los títulos

 

Los diez goles más importantes del Sevilla en el siglo XXI
Enzo Maresca se retira
La Copa de Antonio

Si hay algo que representa a un club de fútbol, es su escudo y camiseta. A lo largo de la dilatada historia del Sevilla, muchas han sido las camisetas o, como se decía antiguamente, los jerséis, que ha lucido el equipo nervionense, casi siempre, sin grandes cambios, hasta los últimos 15 años. Un uniforme caracterizado siempre por un blanco impoluto que lo hacía elegante sobre la hierba de los estadios de fútbol, al que el paso del tiempo fue aplicándole detalles rojos, según la moda de la época.

La primera camiseta

Toda historia tiene un principio y, en este caso, es obligado comenzar por la primitiva, la genuina, la camiseta que utilizó el Sevilla en sus primeros partidos. Una camisa completamente blanca, con el escudo de la entidad que se mantuvo oficial hasta 1922, cuando fue creado el actual. Con esta camiseta, llegaron los primeros títulos al club hispalense, concretamente, las primeras 4 Copas de Andalucía, de las 18 que ostenta.

La camiseta del título de Liga de 1946

En la temporada 45-46, el Sevilla lució un uniforme completamente blanco, con las medias negras, como era habitual en la época, no solo en el Sevilla, sino en muchos equipos, ya que el negro disimulaba la suciedad de los campos de entonces. Siguiendo la moda de la época, la camiseta tenía un gran cuello abierto, anudado con cordones. Este tipo de cuello acabaría desapareciendo generalmente en los años cincuenta, ya que los cordones molestaban al correr. Con esta elástica, el Sevilla, entrenado por Ramón Encinas, se proclamó campeón de Liga por primera vez, al empatar en la última jornada frente al Barcelona en la ciudad condal.

La camiseta de Maradona

Hace justo unos días, el pasado 22 de septiembre, se cumplieron 25 años de una de las páginas más memorables, y a la vez, más excéntricas de la historia del Sevilla. Diego Armando Maradona se convirtió en nuevo jugador del club hispalense. La noticia, como es natural, ocupó las portadas de los diarios sevillanos y también de la prensa deportiva nacional. Y no era para menos, el mejor jugador de la historia, cierto que ya en el declive de su carrera, iba a vestir la elástica sevillista.

Aquella temporada 92-93, el Sevilla llegó a lucir hasta tres camisetas distintas. Comenzó la temporada con la misma casaca del año anterior, firmada por la marca inglesa Bukta, cuyo origen se remonta a 1884. Era una camiseta sencilla, completamente blanca y una delgada línea roja en los hombros. Posteriormente, la marca lanzó una nueva camiseta más elaborada, que incluía unos ribetes rojos más vistosos en las mangas. Debido a problemas con el sponsor, otra marca inglesa, Front R. comenzó a vestir al conjunto nervionense, a mitad de temporada. Esta es, quizá, la elástica con la que más se recuerda a Maradona, en su paso por Nervión. Tenía un cuello rojo de polo e incluía una doble flanja roja en las mangas. El calzón era completamente blanco y las medias blancas con las vueltas en rojo.

La camiseta de Biri Biri

Los años setenta no fueron nada fáciles para el Sevilla. El equipo atravesaba unos momentos muy difíciles y jugaba en Segunda División desde la temporada 72-73 y no conseguiría en ansiado ascenso hasta la 74-75. En el verano de 1973, el club fichó a un jugador gambiano, Alhaji Momodo Nije, más conocido como Biri Biri. Fue el primer jugador de raza negra en vestir la camiseta del Sevilla.

Biri Biri jugó en Nervión hasta 1980 y, a lo largo de todos esos años, varias fueron las camisetas que utilizó el Sevilla. Pero, en la primera temporada del jugador africano en el Sánchez-Pizjuán, el equipo vistió una sencilla elástica completamente blanca, con un gran cuello en forma de V, como era la moda en los años setenta, y un gran escudo del Sevilla en el lado izquierdo. Acompañaba un corto calzón lanco y unas medias blancas con las vueltas en rojo.

Sin ser súper clase, Biri Biri dejó un importante legado en el Sevilla por su estilo de juego excéntrico y vistoso y dio origen a una de las peñas más importantes del club sevillista, convirtiéndose con el tiempo, en uno de los grupos de animación más espectaculares en Europa.

La camiseta de la UEFA de 2006

El 2006 es un año que nunca olvidará el sevillismo. En aquella temporada, con Juande Ramos en el banquillo, el cuadro de Nervión se clasificó, por primera vez, para una final europea, en este caso, la Copa de la UEFA. El camino hasta esa final no fue nada fácil, teniendo que superar a rivales como el Lille, el Zenit de San Petersburgo o el Schalke 04. Para esta competición, el Sevilla lució una camiseta diferente a la de la Liga, una costumbre que inició en la temporada 2004-2005, para conmemorar el regreso a Europa, muchos años después y que era también un importante ejercicio de marketing, como el uso del tercer uniforme, a partir de la temporada 97-98.

En aquella UEFA de la campaña 2005-2006, el Sevilla lució una camiseta de la marca Joma completamente blanca, con una franja horizontal en color carmesí, al centro de la cual, se ubicaba el escudo del club. Por último, el borde de las mangas estaba rematado por una bandera de España. Esta camiseta forma ya parte de la historia de la entidad hispalense, ya que con ella se obtuvo el billete para una final europea, gracias al histórico gol del añorado Antonio Puerta.

La camiseta del primer título continental

Y si importante fue la clasificación para una final europea, más importante aún fue ganarla. El 10 de mayo de 2006, el Sevilla se enfrentó al Middlesbrough en el Philips Stadium de Eindhoven, en los Países Bajos. Era la primera vez que el conjunto nervionense disputaba una final continental y lo hizo con un uniforme especial para la ocasión.

Se trataba de una camiseta completamente blanca, basada en una edición especial para celebrar el Centenario del club. Con un diseño retro, tenía un cuello anudado con cordones, al más puro estilo de principios de siglo XX, y el escudo oficial del Sevilla en el lado izquierdo. Un calzón blanco inmaculado y unas medias negras completaban un uniforme clásico que recordaba a estampas del pasado en blanco y negro. Luis Fabiano, Maresca en dos ocasiones y Kanoute dieron la victoria al cuadro hispalense y la primera de las cinco Copas de la UEFA que adornan las vitrinas del Ramón Ránchez-Pizjuán.

La camiseta de la Supercopa de Europa

El triunfo en la Copa de la UEFA dio al Sevilla la oportunidad de jugar una segunda final europea. En este caso, se trataba de la Supercopa de Europa, una competición que jamás había disputado antes el equipo de Nervión. El rival fue el Barcelona, entrenado entonces por Frank Rijkaard, y el escenario el estadio Louis II de Mónaco. Para esta ocasión, el club decidió vestir una camiseta especial, también de diseño clásico, como acostumbraría en todas las finales que jugaría después.

La elástica destacaba por presentar un inusual color crema que apenas se percibía a distancia. Con esta camiseta, el Sevilla rompió todas las apuestas y se impuso al Barcelona por un contundente 3-0, con goles de Renato, Kanoute y Maresca, en un partido memorable, en el que los sevillistas alzaron su segundo título europeo.

La camiseta de la segunda UEFA consecutiva

El triunfo en la Copa de la UEFA constituye una de las páginas más brillantes de la historia del Sevilla, si no la más brillante. Pocos, por no decir nadie, habrían imaginado ver al equipo hispalense levantando un título continental. En cambio, la historia volvió a repetirse al año siguiente, en la temporada 2006-2007. El Sevilla se metió otra vez en la final, tras haber eliminado a Osasuna en semifinales y, previamente, al Tottenham y al Shakhtar Donetsk, con aquel gol histórico de Palop.

La final se disputó en el Hampden Park de Glasgow ante el Espanyol. Para esta ocasión, el Sevilla volvió a lucir una camiseta especial, de estilo clásico, pero, esta vez, completamente roja, por coincidencia con el blanco presente en la casaca del cuadro ‘perico’. Un calzón totalmente rojo y unas medias negras completaron uno de los uniformes más bonitos que ha vestido el Sevilla y con el que consiguió su segunda Copa de la UEFA consecutiva, tras derrotar al Espanyol en la tanda de penaltis.

La camiseta de la Copa del Rey

La temporada 2006-2007 está graba en oro en el libro de historia del club nervionense, ya que la segunda Copa de la UEFA no fue el único título que celebró la afición sevillista. Un mes y medio después, el Sevilla disputó otra final, la de la Copa del Rey, un título que no peleaba desde 1962, cuando quedó subcampeón, ante el Real Madrid. El equipo hispalense se presentó en la final, después de dejar por el camino al Deportivo en semifinales, al Betis en cuartos de final y el Rayo Vallecano en octavos de final.

El encuentro se celebró en un Santiago Bernabéu más rojo y blanco que nunca. Una marea de sevillistas se desplazó hacia la capital de España, llenando de colorido la ciudad y el coliseo blanco. El rival fue el Getafe, que había eliminado en las semifinales al Barcelona, después de remontar un 4-0 en contra. Pese a que el Sevilla era claro favorito, por nivel y por la abrumadora mayoría de aficionados en la grada, el partido no fue nada fácil y se decidió con un solitario gol de Kanoute, que sirvió para darle al Sevilla su cuarta Copa del Rey, un título que no ganaba desde 1948.

Como era habitual, el Sevilla saltó al césped del Bernabéu con una camiseta especial, completamente blanca, de estilo clásico, aunque no tanto como en las finales anteriores. Tenía un cuello de polo muy grande y abierto y unos ribetes rojos en el borde de las mangas. En la parte posterior, lucía una bandera de Andalucía, siguiendo la filosofía del club de representar a España en Europa y a Andalucía en España. Completaba el uniforme un calzón totalmente blanco y unas medias negras.

La camiseta de la Liga de Campeones

En la temporada 2007-2008 llegó finalmente el debut del Sevilla en la Liga de Campeones, aunque ya había disputado la Copa de Europa en la campaña 57-58. Siguiendo la tradición de vestir una camiseta especial para las competiciones europeas, el conjunto de Nervió utilizó para la ocasión un uniforme novedoso. La camiseta, firmada por Joma, era blanca, con una gran cruz carmesí y el escudo del equipo en el centro. En el cuello lucía la bandera de España. El calzón era blanco, con una franja lateral carmesí y las medias no eran negras, sino blancas con la vuelta en carmesí.

El club también presentó un segundo uniforme para la Liga de Campeones. Consistía en una camiseta negra en la que resaltaba una franja horizontal con la bandera de España. Un calzón negro y medias negras remataban una indumentaria que no dejó indiferente a ningún aficionado sevillista y que trajo poco éxito al club.

 

 

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0