El Sevilla FC ha sacado a la luz a través de sus medios oficiales, una entrevista a Bryan Gil, el futbolista del filial que ha irrumpido con fuerza esta temporada en el primer equipo sevillista. En la revista del club, Football Club ha analizado su primera temporada en la élite, así como su llegada al Sevilla FC y sus expectativas para el próximo curso.

Navas, referente

La joven perla de Barbate y el palaciego, comparten inicios parecidos. Ambos debutaron siendo adolescentes con el primer equipo nervionense y tanto Jesús se ve reflejado en Bryan cuando este empezó y el gaditano tiene en Jesús un espejo donde mirarse. “Es normal que te fijes en Jesús porque es una figura y leyenda del club. Al vivir lo que ha vivido él, que es similar a lo que estoy viviendo yo, me acercaba a él, pero tengo que decir que él a mi también. Me ha ayudado cuando las cosas no me iba bien”, señaló un Bryan al que no se le olvidó agradecerle al internacional hispalense su apoyo en todo momento: “Le doy las gracias por cómo me acogió desde el primer día”.

Sobre su irrupción en un vestuario lleno de estrellas, declaró que lo trataron como “uno más” y desveló una cariñosa anécdota tras marcar su primer gol en Primera ante el Rayo: “Lo que más me emocionó después de marcar el gol fue que los compañeros se alegrasen tanto por mí como el público. Es el mejor recuerdo que me llevo de ese día tan especial”, relató el natural de Barbate.

La temporada

Gil ha participado en un total de 13 encuentros con el primer plantel hispalense donde no ha sumado ninguna titularidad. Su participación en la élite ha provocado que el precoz futbolista haya catalogado esta como “su mejor temporada hasta ahora”. Durante el pasado curso, coincidió con Pablo Machín y Joaquín Caparrós. Para ambos tuvo buenas palabras: “Joaquín ha confiado en mí y le estoy muy agradecido al igual que a Machín que fue quien me hizo debutar. Siempre es difícil confiar en un jugador joven”.

El momento más especial para Bryan, como era de esperar, fue su estreno goleador con la camiseta nervionense ante el Rayo Vallecano el 25 de abril, día, que “no olvidará nunca”. Sus números durante el pasado ejercicio han hecho que se convierta en el primer goleador y asistente del siglo XXI. Un dato al que no le da mucha importancia: “Si sólo son datos no sirve para nada. Quiero seguir en el primer equipo y crecer en mi carrera deportiva”, subrayó.

Inicios

El barbateño se enfundó por primera vez la zamarra rojiblanca cuando tenía diez años y lo hizo a las órdenes de Ernesto Chao. “Recuerdo que jugaba en el equipo de Barbate, ascendimos de categoría y el Sevilla se interesó por mí. Vine a hacer las pruebas con el alevín de segundo año cuando yo era de primero. Le gusté a Ernesto Chao y recuerdo que me dijo que me pusiera la camiseta, que nunca más me la quitaría. Fui creciendo y con 14 años llegué a la residencia y hasta el día de hoy”.

La vida le ha cambiado tanto a Bryan como a su familia a merced de su presencia en el primer equipo, sobre todo al nivel de residencia: “En febrero me fui de la residencia del club porque quería estar cerca de mis padres. Ellos son los que me han permitido estar aquí y no podía tenerlos lejos en esta situación que estoy viviendo. Necesito su apoyo y por eso me he mudado con ellos a una casa”.

Sus inicios no fueron nada fáciles. Bryan proviene de una familia humilde, los cuales, han luchado para que a la perla de Barbate, no le faltara de nada. Así lo reflejó: “De pequeño ves que formas parte de una familia humilde, que tus padres solo hacen trabajar para llevarte la comida a casa, para comprarte unas botas… Cuando creces solo puedes estar agradecido. Mis padres son los que han hecho que yo esté aquí. Sin ellos habría sido imposible”.

Por último, hizo referencia a lo que espera de sí en la próxima temporada: “Uno espera que sea igual o mejor, Ojalá pueda vivir una temporada mejor que la pasada. Para llegar a la élite hay que mejorar día a día, no te puedes conformar nunca”, sentenció.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here