Ben Yedder y la afición impulsan al Sevilla en Europa

Ben Yedder y la afición impulsan al Sevilla en Europa

Una contundente victoria frente al Krasnodar por tres a cero, sitúa al conjunto de Machín en los dieciseisavos de su competición fetiche.

Un ladrón de balones en campo rival
Los llamativos datos que dejó el partido ante el Slavia de Praga
Montella: ”No pienso que el Villarreal haya sido superior”

En un partido envuelto en polémicas tras la Junta General de Accionistas del pasado lunes, el Sevilla supo centrarse meramente en lo deportivo y cosechar una nueva victoria. Esta victoria no supone simplemente sumar tres puntos en Europa, sino que sirve para sellar el pase a dieciseisavos de final. Ahora, con la Europa League aparcada hasta febrero, los de Machín concentrarán toda su fuerza en Liga, dónde mantienen la segunda posición a tan sólo tres puntos del Barcelona, primer clasificado.

Sin sufrimiento

Durante los noventa minutos de juego, no se apreció en ningún momento tensión por miedo a perder los tres puntos. El planteamiento del encuentro por parte de Pablo Machín fue el adecuado. Un inteligente Sevilla supo servirse de los goles tempraneros de Ben Yedder para bajar la intensidad del partido y sellar el pase de ronda sin sudar de sobremanera. Ya con una marcha menos, Banega materializó un penalti que supuso el tercero en el marcador y que liberaba de cualquier tipo de tensión al partido para la segunda parte.

Consciente Machín de que no era necesario echar más leña al fuego para ganar, optó por dar descanso a varios de sus indiscutibles. Este fue el caso de un omnipresente Banega y de un Ben Yedder, que se marchó alegre aunque sabio de que un gol más significaría un nuevo hat trick en su cuenta particular.

Calidad y gol

Sin subestimar la importancia del equipo en general, el toque y la calidad del Sevilla tienen acento argentino. Es una suerte para el club hispalense gozar y disfrutar a jugadores como Banega y el ‘Mudo’ Vázquez en la medular. Estos futbolistas son los responsables de organizar, repartir y dar pausa al juego. Pablo Machín es consciente de esta realidad y sabe que mientras estos dos jugadores no decaigan físicamente, el buen juego del equipo está garantizado.

Por otra parte también es cierto que todo sería absurdo sin un delantero que lea los pases verticales de estos futbolistas y que sepa convertirlos en gol. En esta temporada a falta de un rematador, el Sevilla tiene una dupla temible para cualquier defensa. André Silva se ha adaptado a la perfección al juego del equipo, pues es el perfil de jugador que ansiaba el míster. Pero si nos referimos al partido frente al Krasnodar, el nombre propio que destacó fue el de Wissam Ben Yedder. Sus dos goles sentenciaron la eliminatoria e hicieron que se colocara como tercer máximo goleador sevillista en Europa, por detrás de Luis Fabiano y Kevin Gameiro.

Seguridad defensiva

Con Jesús Navas como novedad en la convocatoria de Pablo Machín, la vuelta del duende de los Palacios para los siguientes compromisos ligueros está garantizada. En cambio, debido al buen rendimiento que venía dando Quincy Promes en banda, el entrenador optó por darle la titularidad de nuevo al holandés. Esta nueva posición le viene a Promes como anillo al dedo, pues su velocidad y resistencia le permiten desplegar su juego con todo el carril derecho a su disposición. No obstante, en la segunda parte saltó al campo Navas y volvió a sentir el aliento y el cariño de toda la afición sevillista.

Roque Mesa fue el tercer centrocampista y, junto a Banega, el encargado de organizar el juego. El español parece estar recuperando su toque y su defensa y le ha tomado la delantera a Amadou en la medular. No ha sido un gran inicio de temporada para él, pues aparentaba llevar una marcha más de la debida. En cambio parece haber corregido conceptos en los últimos encuentros y ha demostrado que es un perfecto recurso para cortar el juego rival e iniciar la salida de balón sevillista.





COMMENTS

WORDPRESS: 0