Ben Yedder marca, Machín respira

Ben Yedder marca, Machín respira

Los tres goles y el gran partido del franco – tunecino ante la Real Sociedad sirvieron para que el Sevilla se impusiera a los txuri urdin

Los puntos fuertes de Pablo Machín
Max Wöber ya es jugador sevillista oficialmente
Ante el Eibar, Promes y diez más

Ser el quinto máximo goleador de las cinco grandes ligas de Europa tiene esas cosas. Ben Yedder volvió a regalar una noche mágica a su afición, que afronta con más confianza el partido del jueves en Praga. Los cinco goles que el Sevilla endosó a la Real Sociedad fueron fruto de la presión y la garra que tanto demandaba la grada hispalense a los suyos. Machín respira aliviado mientras ve cómo el equipo está con él y confía en sus ideas.

Dormidos, como siempre

La insípida primera parte con dos goles, uno para cada equipo, preocupaba a la grada de Nervión. Ambos equipos salieron al verde sin ideas, el Sevilla caracterizado por esa falta de intensidad y puntería que lleva acusando estos partidos. Cuando parecía que menos lo merecía, el conjunto hispalense perforó la red rival gracias a un cabezazo de Sarabia tras asistencia de Promes. El primer goleador de la noche sigue sumando números de fuera de serie, pero sus partidos dejan mucho que desear con respecto al nivel mostrado a principio de temporada. Por su parte, el holandés parece haberse adaptado a la posición de carrilero y su sacrificio abandonando la delantera lo señala como un gran profesional.

Poco duró la alegría a los locales, que vieron cómo en tres minutos Oyarzabal batía con la zurda a Juan Soriano. El golpe que Vaclik recibió en el partido de Europa League otorgó la titularidad al canterano ante el conjunto txuri urdin. Pudo hacer más en el primer tanto y ni olió el penalti, pero sin minutos es normal que un jugador pierda la confianza. Soriano estuvo seguro por arriba y se afianza como segundo portero del plantel hispalense. El problema para los sevillistas viene en defensa. Sin intensidad atrás los de Machín son un blanco fácil para los rivales. Con la mejoría general de la segunda parte también mejoró la zaga, pero tiene carencias notables. Los últimos minutos de la primera mitad fueron un asedio sevillista en los que los rojiblancos pudieron hacer mucho daño, pero los goles no llegarían hasta la segunda mitad.

Casta y coraje

Como perros de presa, los delanteros sevillistas sorprendieron a su afición con una presión constante a la portería de la Real. Tres minutos después, Ben Yedder aprovechó un pase de Navas para anotar el primero de su cuenta particular. La conexión entre el palaciego y el delantero hispalense está dando muchas alegrías a la afición, que ve como el franco – tunecino sigue haciendo historia con la camiseta del Sevilla. Navas ha encontrado su hueco en el carril y, mientras las lesiones lo respeten, parece que nadie puede discutirle su hueco.

El tercer tanto del conjunto andaluz llegaría en diez minutos, tras un remate de Munir en un córner que rebotó en la madera y que Ben Yedder acabó introduciendo en la portería rival. La habilidad de estar en el sitio correcto en el momento exacto es fundamental para un delantero, y goles como este demuestran que el delantero sevillista sabe cómo se hace. Munir por su parte lo intenta, pero no consigue anotar. La falta de regularidad lo ha lastrado, pero Machín está premiando su implicación con minutos.

Sustituyéndolo entró un André Silva que ha perdido relevancia en el Sevilla desde hace un tiempo. Su carencia de gol lo ha relegado al banquillo en los últimos minutos, y su fichaje por los de Nervión está en duda. Bryan Gil también tuvo minutos en el ataque sevillista y dejó algunos detalles de esos que hacen soñar a la afición con que será el nuevo Reyes. Poco a poco se va amoldando al esquema del primer equipo y no se achanta ante los mayores.

Aún quedaba más

Para redondear su noche, Ben Yedder anotó en el minuto 61 tras un fallo monumental del ex sevillista Raúl Navas. El central dio un mal pase a su portero, que tuvo que salir hasta tres cuartos de campo y ni aún así consiguió detener al delantero hispalense, que lo regateó y marcó desde una gran distancia. Esa presión alta fue la clave de un encuentro al que todavía le quedaban dos goles, y ambos del mismo autor. Oyarzabal remató en propia puerta un saque de esquina para hacer el quinto tanto sevillista y luego convirtió un penalti provocado de forma tonta por Mercado, que cortó un centro con la mano.

Un cinco a dos que deja aún más claro que Banega, cuyo sitio ocupó un Gonalons que volvió a pisar el césped del Sánchez – Pizjuán después de casi cuatro meses de baja y no dejó malas sensaciones, no puede jugar en el doble pivote, que Roque Mesa suple su falta de calidad con su alto nivel de implicación, que la defensa tiene un serio problema de contención y, por supuesto, que sin Ben Yedder sería imposible saber dónde estaría el Sevilla.

Machín tiene que darle las gracias a su delantero por quedarse en verano, ya que sin sus 26 goles el soriano hace mucho tiempo que no seguiría al frente del conjunto hispalense. Aún así, su destitución puede ser una realidad si el jueves el Slavia de Praga lo elimina de Europa League. Por ahora Ben Yedder le ha dado un pequeño soplo de aire fresco, aunque habrá que ver cuanto dura.





COMMENTS

WORDPRESS: 0