Ben Yedder acaba con las penas del Sevilla

Ben Yedder acaba con las penas del Sevilla

Caparrós confirma novedades sobre las renovaciones de Sarabia y Banega
Unlimited Sarabia
Otro lío con el VAR

El Sevilla FC tenía la imperiosa necesidad de ganar tras las victorias de Getafe, Valencia y Betis. El tren para la Champions League pasaba ineludiblemente por ganarle a la Real Sociedad. La afición no falló y el equipo, tampoco. Tarde redonda en Nervión que se cerró con una goleada balsámica en la que Ben Yedder marcó un triplete. Machín y el Sevilla FC cogen aire y ya están con la mente puesta en Praga.

Día importante en Nervión. El ambiente previo al partido así lo demostró. El equipo y el entrenador se jugaban mucho. Himno a capela como en las grandes citas y la afición metida desde el pitido inicial. Pablo Machín recuperó para la cita a Gonalons y a Gnagnon. En contraposición, no pudo contar con Tomas Vaclik y Wöber lesionados en el encuentro previo de Europa League y Kjaer por sanción.

De menos a más

El encuentro comenzó algo tibio, sin muchas ocasiones y con un Sevilla muy plano. La Real Sociedad tampoco sometió en exceso a los de Machín. Hasta el minuto diez, no se vio el primer acercamiento con cierto peligro del encuentro. Fue en botas de Sarabia -el hombre más activo en el ataque sevillista- que puso un balón al espacio para Ben Yedder, al que el francés, no llegó. Fue a partir del cuarto de hora, cuando los sevillistas comenzaron a inquietar progresivamente a la defensa donostiarra. La precuela al tanto inicial hispalense se produjo en el minuto 17, cuando Ben Yedder rebañó un rechace de Rulli, previo centro de Navas, y el arquero argentino sacó su disparo con los pies. En el minuto 24, se adelantaron los locales por mediación de Sarabia y Nervión se convirtió en una fiesta hasta que, dos minutos después, empató Oyarzábal. Volvieron las dudas, primer tiro a puerta de la Real y gol. Bien es cierto, que los de Imanol Alguacil avisaron de que por la banda izquierda podían hacer sangre. De hecho, Juanmi y Oyarzábal cambiaron de posición para aprovechar aquella parcela.

Cuando peor estuvo el equipo, el público puso de su parte para levantar a los suyos. Fruto de la animación, el Sevilla cambió el chip y terminó el primer tiempo volcado en el área contraria, pero sin tener ocasiones claras de gol. Faltó claridad en zona de finalización. El impulso no fue suficiente como para irse al descanso con ventaja, pero sí para finalizar el primer acto con sensaciones positivas. La peor parte se la llevó Zaldua, que tuvo que abandonar el terreno de juego por lesión en el minuto 28.

Festival nervionense

Las sensaciones positivas con las que los sevillistas se fueron al descanso no fueron casualidad y comenzaron el segundo acto como terminaron el primero: con intensidad y llegando al área. En esta ocasión, sí estuvieron más acertados en zona de finalización y Ben Yedder marcó tres goles consecutivos. El Sevilla FC realizó unos primeros quince minutos de fútbol espectaculares. No se había visto a un cuadro andaluz tan efectivo en mucho tiempo. Quedó la duda de si el segundo fue del francés o de Sarabia, puesto que el balón pareció que entró tras tocar en el travesaño y en segunda instancia Wissam rebañó. Mercado también quiso sumarse a la fiesta. Los locales pasaron por encima de los visitantes. Pocas soluciones ofrecieron los visitantes, quienes no comparecieron en el segundo acto. El Sevilla se gustó, la afición disfrutó y todo el mundo quedó satisfecho con el partido.

Goleada revitalizadora

En el minuto 24, Promes centró desde la banda izquierda y Pablo Sarabia entró como un tren desde atrás para rematar en el segundo palo y batir a Rulli. Dos minutos después, Oyarzábal recibió solo dentro del área y batió cruzado a Soriano. Pase interior de Navas para Ben Yedder y el francés la picó ante la salida de Rulli en el minuto 47. El francés volvió a ver puerta diez minutos después, tras rematar en segunda instancia un balón que cabeceó Sarabia y que tocó en la madera (pudo entrar). Para rubricar su hat-trick, Ben Yedder aprovechó una mala salida de Rulli para sortear al meta txuri-urdín a 30 de metros de portería y marcar desde esa distancia a puerta vacía. En el minuto 68, Mercado cabeceó en el segundo palo un centro de Banega tras el saque en corto de un córner. Por último, Oyarzábal maquilló el resultado de penalti en el minuto 77, tras engañar a Soriano por abajo.

Aire fresco

Victoria balsámica para el Sevilla FC y, sobre todo, para su entrenador Pablo Machín. La goleada frente a la Real Sociedad debe servir para volver a recuperar sensaciones y la confianza que ayude a finalizar bien el mes en el que los hispalenses se juegan continuar en la Europa League y no descolgarse de la pelea por la Champions. Ben Yedder volvió a ser clave y es el futbolista que más puntos le está dando al equipo. Con la victoria, los de Machín suman 40 puntos y se colocan en la sexta posición.

COMMENTS

WORDPRESS: 0