Barcelona o Escocia

Barcelona o Escocia

Los números que llevan al Sevilla a octavos de Champions
Lenglet, objetivo de la Roma
El Sevilla se clasifica para la fase de grupos de la Champions

Rod Stewart comenzó como músico callejero y llegó a ser una estrella del rock. Además de ser el vocalista de los “Faces” o “The Jeff Beck Group” tiene una increíble carrera solista, que incluye canciones como “Baby jane”, “I Dont want to talk about it”,  “Da ya think I’m sexy?”  o “Sailing”.  Es considerado la mejor voz del “blues blanco”.

Nombrado “Sir”, galardonado con todos los premios posibles, reconocido mundialmente, también será recordado por su vínculo con el fútbol. Un lazo tan auténtico como él mismo. Podríamos establecer esta teoría, las obras artísticas tienen el corazón de sus creadores. Ese tipo que desde la calle se convierte en un ícono conserva intacta su sensibilidad. Lo vio todo el mundo cuando el noviembre del 2012, el Celtic de Glasgow le ganó 2 – 1 al Barcelona y las cámaras enfocaron a Rod Stewart llorando. El cantante en lugar saltar lleno de euforia, sacó un pañuelo blanco y trataba de enjuagar- inútilmente- las lágrimas, para retener la imágenes de esa noche inolvidable.

Ese año, el equipo escocés cumplía 125 años de vida, y allí en el palco, Rod era un aficionado más. Veía bailar a su equipo en la cancha. El Barça tenía la posesión. El balón pegó dos veces en el palo y su equipo aguantaba, trataba de hacer algún contragolpe y por suerte el fútbol da esas alegrías, no maneja una lógica tan cerrada. La obsesión por la posesión, los pases hacia atrás, la velocidad inútil y la falta de audacia, han llevado al fútbol a un rincón sin lugar para la magia. Pero este deporte es tan grande que no se puede aplicar la lógica. Invertir dinero en un equipo no asegura victorias. Quizás Rod, en ese palco rodeado de ricos, recordó sus comienzos en la calle, y seguramente pensó en su padre, un aficionado del Hibernian y en el día en que le confesó su afición por el Celtic. Luego de sufrir, su equipo le ganó al poderoso Barcelona. Sintió que se  le salía el corazón por la garganta, esa zona áspera y llena de emoción con que canta  “You’re in My Heart” en el que confiesa su amor: “You’re Celtic, United, but baby I’ve decided, You’re the best team I’ve ever seen (Eres Celtic, pero niño, he decidido, eres el mejor equipo que he visto). Llorar de alegría. Algo reservado para la emoción extrema. Una dosis de intensidad en las sensaciones que sólo logran el arte, el fútbol y pocas otras cosas de este mundo violento y dividido.

Escritor y dramaturgo nacido en Montevideo y radicado en Sevilla
“El Derbi Final”
“Estuario”
“Cómo desactivar a un hombre bomba”, son algunas de sus obras
Conduce el programa “Diálogos Comanches” en Neo Fm 90.4

COMMENTS

WORDPRESS: 0