La «operación salida» en el Sevilla FC ha entrado en un lodazal. Monchi ha estado muy ágil moviéndose en el mercado para incorporar jugadores, pero los problemas han llegado a la hora de dar salida a los jugadores que no cuentan. Esto, por desgracia, también afecta a la llegada de nuevos refuerzos al equipo.

Con propuestas

Tanto Monchi como Julen Lopetegui han tenido bastante claro que jugadores debían salir este verano. El número de jugadores que se encuentran en este grupo es bastante elevado. Hasta ahora, solo han salido los traspasados Muriel y Promes y los cedidos Juan Soriano y Aleix Vidal. También se contaba con la salida de Pablo Sarabia debido a su situación, pero como es evidente a Lopetegui le hubiera encantado tenerlo en su equipo.

Dentro de los jugadores a los que se les busca acomodo fuera del club hay varios que cuentan con propuestas o al menos despiertan interés en otros equipos. Es el caso de Nolito, al que el Celta sigue queriendo pero tan solo a coste cero. Esta negociación parece haberse estancado por completo. Su buen momento en pretemporada haría más sencilla su continuidad en el equipo. 

Un jugador que tiene más cercana su salida es Joris Gnagnon, que sigue despertando interés en la Ligue 1. El Sevilla ha recibido el interés de varios clubes y podría salir cedido a alguno de ellos. El último ha sido el Girondins.

Estancadas

Otros nombres como los de Kjaer, Arana o Roque Mesa, no han dejado de ser relacionados con otros clubes desde que se abrió el mercado. Lo cierto es que no ha habido propuesta firme por ninguno de ellos, y en el caso del primero cada día parece más posible su continuidad. El central danés está teniendo bastantes minutos esta pretemporada, puesto que al técnico del Sevilla no le desagrada. Su mayor problema es su alta ficha, pero su lesión ante el Hoffenheim, aunque no es importante, complica todo aún más.

Para Amadou si han aparecido propuestas de varios clubes, pero sin éxito. El Sevilla le ha puesto un precio que nadie parece estar dispuesto a asumir. Tanto es así que el fuerte interés del Saint-Étienne en él parece haberse esfumado.

Otra salida que se complica es la de Sergi Gómez.  Todo apuntaba a un trapaso al RCD Espanyol  por unos 6 millones de euros, pero la primera opción siempre fue Fernando Calero. Según apunta Sport, el central del Valladolid está cerca de llegar al equipo perico, y esto cerraría las puertas al central sevillista.

Cambios de planes

Debido a los problemas para buscar destino a los descartes, el club ya comienza a hacerse a la idea de que algunos puedan continuar, como por ejemplo Corchia. Monchi buscaba lateral derecho para dar descanso a Jesús Navas a lo largo del año, pero parece haber cambiado de idea. El lateral francés no está dejando mal sabor de boca y el coste de tenerlo en el equipo es asumible. Además si finalmente consiguen encontrarle destino, saben que Alejandro Pozo es una opción de garantías en esa posición.

La portería es otra zona que podría quedarse como está. Ya lo dijo Monchi en una de sus intervenciones, y es que la falta de propuestas por Sergio Rico hacen que desde el club ya piensen en quedarse con él como segundo de Vaclik. En el Sevilla se manejan opciones por si finalmente saliera, pero parece cada día menos probable.

Otra salida que buscan desde el club es la de Carlos Fernández. El joven delantero gusta mucho y siempre deja buenas sensaciones, pero la salida de Ben Yedder ya no está tan clara. Tendría sitio en el equipo de salir el franco-tunecino, pero sino es así sus opciones de tener minutos se ven mermadas y esto podría frenar su progreso.  Por ello, se buscaría una nueva cesión para el sevillano.

Desde el club esperan que en las próximas semanas se desatasque esta situación para que puedan acelerar en los refuerzos que Monchi tiene en mente para cerrar la plantilla.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here