El fichaje de André Silva no estuvo exento de polémica. A su llegada, el portugués vino a Sevilla siendo el plan B de la dirección deportiva para el puesto de delantero, tras no producirse el fichaje de Batshuayi. Además, André Silva aterrizó en Nervión con una baja cifra goleadora en el curso pasado, lo que levantó muchas dudas en la afición sevillista. Sin embargo, en el primer encuentro liguero, el joven delantero mostró la razón de su llegada con un hat-trick en su debut liguero con la camiseta sevillista. Con el paso de las jornadas, el luso se convirtió en la pareja perfecta para Ben Yedder y todo parecía apuntar a que el Sevilla se haría con los servicios del joven delantero. Sin embargo, André Silva ha acusado el bajón y ha dejado de ser un hombre importante para los hispalenses, llegando a estar desaparecido para Caparrós.

Con Machín, un fijo

La aportación del luso al esquema del técnico soriano mejoró tras la derrota de los de Nervión ante el Getafe. Si bien es cierto que brilló en su debut liguero ante el Rayo, no fue hasta el partido del Levante cuando, tras la derrota ante el conjunto azulón, Machín se decidió por utilizar a Ben Yedder y a André Silva, que desde el principio formaron una sociedad perfecta. El portugués vio puerta en aquel encuentro y, tras este, llegó la visita del Real Madrid al que consiguió hacerle dos goles. Con el ex entrenador sevillista, André Silva jugó treinta y ocho encuentros, logrando once tantos en su haber particular.

Pero más allá de su aportación a la cuenta goleadora sevillista, Silva se había convertido en el complemento perfecto para Ben Yedder, ya que conseguía dejarle espacios al francotunecino e incluso asistirle en algún que otro tanto. A raíz de estas actuaciones, parecía seguro que el club iba a ejercer la oferta de compra de 38 millones de euros que tenía con su propietario, el AC Milán. Pero el rendimiento del futbolista ha caído en picado.

André Silva, desaparecido

Tras la llegada de Joaquín Caparrós al banquillo del Sevilla, el luso ha pasado desapercibido en el equipo. Desde la llegada del actual entrenador, André Silva sólo ha estado convocado a dos encuentros de los seis que ya ha dirigido el utrerano. Aunque su desaparición no se debe sólo a la llegada de Caparrós. Ya con Machín, el delantero no veía puerta desde el pasado 26 de enero, cuando marcó su gol ante el Levante en Nervión. Y de ser un fijo en el once inicial, en los últimos días de Machín únicamente fue titular en la derrota ante el Huesca. Frente a la Real salió desde el banquillo y no jugó en la eliminación ante el Slavia de Praga.

Y aunque el bajón con Machín fue preocupante, mucho peores son los números que André Silva tiene con Caparrós. El portugués acumula 70 minutos de los 540 que han estado bajo la tutela del utrerano. Su última aparición vestido de corto fue ante el Deportivo Alavés, en la que salió tan sólo ocho minutos. Las razones de la desaparición del portugués, al menos la versión que ofrecen desde el club, se deben a una tendinitis en su tendón rotuliano que hace que aumente su dolor o disminuya en cada semana. Aun así, el portugués parece que sabe que el Sevilla no va a contar con él la próxima temporada y su representante, Jorge Mendes, lo podría tener ya puesto en el escaparate de cara al mercado estival.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here