Análisis al despropósito exhibido en Lieja

Análisis al despropósito exhibido en Lieja

Los de Nervión vuelven a fallar en Europa y se van por tercera vez consecutiva de Lieja sin anotar un gol.

Pablo Machín, sobre el empate ante el Alavés, la superioridad en la segunda parte y el nivel físico del equipo
Ben Yedder, ante su gran momento
El comienzo de una semana frenética

Con un precedente de 5-1 a favor, nada hacía presagiar que los de Machín fueran a desaprovechar esta oportunidad. Líderes en Liga, el club hispalense emprendió su viaje por Europa con la moral y el ímpetu por las nubes, en cambio, el Standard de Lieja no estaba por la labor de regalar nada al Sevilla. Un empate servía a los sevillistas para pasar de ronda, pero un 1-0 en contra truncó las intenciones del Sevilla y obliga a los de Nervión a darlo todo el último partido en casa.

Sin recambios

Es la sensación general que queda en el sevillismo tras el enfrentamiento con los belgas. Sin apenas rotaciones en el once, los de Nervión han conseguido llegar a la jornada 13 de campeonato liguero en primera posición. La problemática aparece cuando los jugadores teóricamente titulares necesitan un descanso. A estas alturas de campeonato, este problema tiene fácil solución, pues el mercado de invierno está a la vuelta de la esquina. Por este motivo, el sevillismo espera que la entidad lo de todo en estas fechas para que Pablo Machín pueda disponer de un fondo de armario de garantías que permita al equipo realizar variaciones en su alineación sin el miedo de perder el encuentro.

Nivel europeo

Es lo que necesitan los jugadores del Sevilla para afrontar con garantías este tipo de competiciones. Generalmente el equipo no viene dando mala imagen en los últimos meses, en cambio hay jugadores concretos a los que el ritmo de competición les sobrepasa en exceso. Pasando la vista por encima, este fue el caso ayer de jugadores como Roque Mesa o Aleix Vidal.

El mediocentro sevillista sigue buscando partido tras partido recobrar el nivel que mostró en Las Palmas y así resurgir de sus cenizas. Durante el pasado enfrentamiento liguero, dio la sensación de que el futbolista volvía a tomar la batuta del centro del campo. En cambio, con el testimonio del partido ante el Standard, llegamos a la conclusión de que todo fue un espejismo y de que Roque Mesa necesitará seguir trabajando sus cualidades para recuperar su juego y para enamorar a una afición que siempre estuvo de su parte.

En otra parcela del campo tenemos el caso de Aleix Vidal. Tras su vuelta, el propio jugador era consciente de que, a priori, sería el recambio de Jesús Navas. Ahora que desgraciadamente para el sevillismo, el de Los Palacios estaba de baja, era la oportunidad perfecta para que Aleix Vidal se reivindicara y se abriera paso en el carril derecho del campo. En cambio, el nivel que está mostrando sobre esta parcela del terreno de juego es insuficiente para una entidad que busca futbolistas de primer nivel europeo. Tanto en el último partido de Liga, como en el enfrentamiento ante el Standard de Lieja, el de Tarragona no ha aportado el juego, la velocidad y el desborde que esperaba el sevillismo en general. Por lo tanto, todo apunta a que en cuanto Navas vuelva a estar disponible, seguirá siendo la primera opción para Machín.

En reserva

A pesar de la calidad y el buen toque de balón que caracterizan a Éver Banega, el argentino parece que ha bajado de marcha.El cansancio o la falta de un sustituto de garantías pueden ser los principales culpables de que el internacional albiceleste afronte los encuentros con una marcha menos que el resto. No hace falta remitirnos a los números para darnos cuenta de su declive con respecto a hace un par de meses. La cantidad de balones perdidos y de pases erróneos por cada encuentro, cada vez es mayor. Esto además de preocupar a la afición, preocupa al entrenador y a la dirección deportiva. Esta última, encabezada por Joaquín Caparrós buscará tomar cartas en el asunto y, a la espera de Gonalons, incorporar a las filas sevillistas un centrocampista de nivel.

Goleador revulsivo

En la última década siempre se ha castigado al club por desaprovechar la figura del ‘tercer delantero’. Estos fueron los casos de jugadores como Ciro Immobile, Iago Aspas, Luis Alberto… La afición siempre reclamó de una forma u otra, más minutos para estos delanteros, por entonces, suplentes. Todos ellos actualmente lo están haciendo de escándalo en sus respectivos equipos y la entidad sigue lamentando haberlos desaprovechado. En cambio, en esta campaña la plaza de un tercer delantero que de la talla y aproveche los minutos que le de el entrenador, está vacante. Un nombre propio debería ser el encargado de ocuparla, Luis Muriel. En cambio el que fue el fichaje más caro de la entidad, aún no ha conseguido reivindicarse.

Frente al Standard tuvo la que pudo ser una de sus últimas oportunidades previas al mercado invernal, y con dos ocasiones erradas, la desaprovechó. La afición echa en falta un delantero que desatasque partidos y que rescate algún que otro punto a lo largo de la temporada. A pesar de que la delantera formada por Ben Yedder y André Silva difícilmente podría ser más efectiva, un tercer delantero sería de marcada utilidad para aportar al equipo y para dar descanso a estos futbolistas. Machín y la afición ya han escrito la carta, sólo queda que Caparrós y su equipo de trabajo hagan posible este deseo.





COMMENTS

WORDPRESS: 0